Espectáculos
Domingo 11 de Diciembre de 2011

Tilín Orozco, un mendocino amante de las buenas cosas

Gema Gallardo
ggallardo@diariouno.net.ar

Si uno “googlea” el nombre de Raúl Tilín Orozco, hay más probabilidades de encontrar links que hablen de su vida musical que de su faceta de emprendedor privado. Y aunque él diga que no se siente un empresario, Cielo y Tierra, la sociedad que posee con el afamado Gustavo Santaolalla, crece a pasos acelerados, con su producción de vinos y de cerveza artesanal.

Tilín asegura que nunca tuvo muchas ambiciones más que las de poder mantener a su familia con su música. Y, obviamente, jamás se imaginó que iba a ser socio del gurú del rock latino.

A pesar de los éxitos alcanzados, el mendocino sigue siendo el mismo de siempre. Ahora está más delgado porque se puso a dieta, aunque al parecer lo que mejor le ha sentado es el amor.

“Soy un degustador y un apasionado de hacer cosas que me interesan. No sé si soy viñatero, vitivinicultor. Sé que no soy empresario, aunque en alguna parte raya lo empresarial... Con Gustavo siempre pensamos que la única posibilidad de mantener un equipo es mediante una estrategia, con una dirección, con un concepto y para eso tenés que tener una cabeza un poquito más atenta a lo empresarial”, dice Orozco que de inmediato agrega: “Me considero un amante de las buenas cosas. Soy amante del buen vino, de las lindas mujeres, de la buena música”.

Para poder llevar adelante la sociedad con Santaolalla, Tilín debió aprender lo esencial del mundo vitivinícola: “Creo que tenemos buena base de aprendizaje, debido a la recepción, al cariño y a la enseñanza de los buenos bodegueros de Mendoza, que nos han abierto su corazón porque saben que no venimos con intenciones faraónicas. Vinimos con la idea de aprender y de hacer un buen vino”.

“Nosotros, por ahora elaboramos en una bodega, pero acabamos de adquirir una que estamos refuncionalizando. Estamos con eso y hemos aprendido bastante. Tenemos cuatro medallas de oro y nuestros vinos están bien lindos”, comenta orgulloso, pero sin soberbia, el hombre que tiene un dúo con el talentoso Fernando Barrientos.

Pero no sólo “vinos lindos” hace esta dupla explosiva, sino que también se está expandiendo en con su proyecto de cerveza artesanal. “La Grosa se puede conseguir en hoteles o lugares top. La cerveza fue otro gol que hicimos. Fue la primera en barrica del país y la hicimos nosotros. No solamente uno tiene que hacer un buen vino, sino que tiene que tener un toque personal y la cerveza nos parecía que tenía que ser lo mismo. Entonces nos propusimos hacer esta en barril y nos va muy bien”, cuenta el músico que compartió escenario con los artistas más destacados del país, entre ellos con la querida y recordada Mercedes Sosa.

Y para el año que viene los proyectos de expansión que tienen con Santaollala van por el lado de la cerveza. “Siempre estamos trabajando, siempre investigando y con todo el equipo de Cielo y Tierra, en el que hay muchas personas”, explica Raúl.

Para el mendocino, que todos los famosos quieran invertir en viñedos, como es el caso de Marcelo Tinelli, es una cuestión de moda: “Algunos bodegueros que vayan a leer esto se van a reír, pero aquel famoso o artista o mediático que no tenía un vino era un tonto. Tener fama, plata y no tener un vino es de un tonto. Gustavo y yo hacemos esto porque nos encanta y nos encanta el buen vino. Lo hacemos porque yo soy mendocino y porque Gustavo desde los 17 años visitó la provincia y siempre quiso tener una finca y hacer su propio vino. Para los famosos mañana tal vez la moda sea tener un rinoceronte. Para nosotros no es así, no es una moda”, dice Orozco, quien menciona en broma que ahora le surgen varios problemas cuando va a un asado: “Cada vez que voy a una fiesta me hacen tocar. Además, me piden el vino y ahora la cerveza también”, admite y riendo sostiene que en realidad al negocio “lo hicimos para compartir”.

Y entre muchas otras cosas también declara que le encanta el vino sodeado. “A veces quedan esos culitos de un día para el otro... Y un sodeado con 39º de calor no lo cambio por nada”, dice Tilín y continúa confiesa que en este ámbito laboral no se mueve ni mejor que en el artístico, pero sí lo hace distinto: “El mundo de la vitivinicultura está bien representado, como creo que, humildemente, yo represento una parte de la música. Y estimo hacerlo bien dentro de lo posible”, lanza con total humildad.

“Hay tantas cosas que no me imaginé en mi vida y que sucedieron. Nunca tuve ambiciones. Mi única ambición fue crear, generar y trabajar muchísimo... Lo único que quería era mantener a mi familia con mi actividad, con la música. Y siempre lo hice. Tuve altibajos, pero no me fue mal. Nunca soñé con tener algo material, siempre soñé con mantener a mi familia con mi actividad y con las cosas que amo. Pero jamás imaginé que iba a ser socio de Santaolalla”, comenta Orozco.

“Sin embargo pegamos onda y hoy esto se convirtió en una familia. Pasamos las Fiestas juntos, compartimos nuestros cumpleaños, nuestros hijos se quieren como hermanos. Es un amor que nos damos mutuamente”.

Balance positivo del 2011
A Tilín Orozco se lo ve y se lo escucha muy bien. Parte de esa plenitud se debe a lo feliz que lo hace su familia y también su pareja, aunque él prefiere no hacer público el nombre de su enamorada, ya que no pertenece al ambiente artístico.

“En el balance del año hago como que Tilín Orozco es uno y Raúl Orozco es otro. Y el balance del que cree que yo tengo un balance determinado es otro”, dice el hombre y se ríe. “Yo siempre fui un agradecido de la vida. Para mí todos los años han sido positivos, aún en la contingencia y en la adversidad. Soy una persona con un espíritu de lucha enorme. No bajo los brazos y le doy para delante aún en la adversidad. El 2011 fue divino”, cuenta.

Siguiendo con los afectos, reflexiona: “Cuando vos armás una pareja, es hermoso que tus hijos estén bien y los hijos de la otra persona también y para mí eso es el éxito y la felicidad. No puedo pedirle más a la vida, sólo tengo palabras de agradecimiento”.

Pero Orozco admite que cambió rotundamente su vida y que las reuniones nocturnas ya no lo atraen: “Hay cosas, reuniones que ya no me representan. Hay una vida que ya no me parece tan interesante. Apuesto más a otras cosas. De los 12 años que estoy en la carretera y llega un momento que lo hago si es el cumpleaños de un familiar o un amigo. Y voy gustoso. Pero ya hay cosas que no me divierten como me divertían, me siento muy bien así como estoy ahora”.

Perfil

De pura cepa
  - Nació en Mendoza el 7 de setiembre de 1960.
-  Andar a caballo es su hobby.
- Su hijo Gabriel le sigue los pasos musicales. Toca la guitarra y lo hace muy bien.
- En marzo lanzará el nuevo disco del dúo con Fernando Barrientos. “Esperamos presentarlo para época de Vendimia”, adelanta Orozco, aunque no precisó si será durante la fiesta mayor de los mendocinos.
- Con producción de los viñedos que posee junto con el ganador del Oscar en dos oportunidades Gustavo Santaolalla en la finca de Lulunta elaboran 20 mil litros de vinos. Se destacan “Celador”, “Don Juan Nahuel” y “Don Juan Nahuel Reserva”.
- Cerveza: comercializan la Grosa y Re-grosa, y en 2012 harán la Peli-grosa y la Mila-grosa.

La trastienda
Tilín Orozco dio esta entrevista en un bar céntrico. Cuando cruzaba la esquina de Chile y Espejo, de Ciudad, una distraída conductora casi lo atropella. Por suerte, salió completamente ileso de la situación.
 

 

 

Comentarios