Más noticias
Martes 13 de Septiembre de 2011

Toqueteo en nombre de Putin

Imaginate que un dia vas caminando por cualquier calle de Mendoza y de reprente un desconocido te para y te propone: ¿Me dejás tocarte los pechos para transmitirle tu energía a Paco Pérez (o a Iglesias, o a Luis Rosales, o cualquiera de los candidatos a gobernador)?. Eso fue lo que se le ocurrió a Sam Nickel, un joven ruso de 27 años conocido por algunos videos graciosos en internet, quien tuvo hace unos meses la idea de lanzar a sus compatriotas femeninas esta proposición. Así lo consignó el diario El Mundo.

"Vladimir Putin está siempre ocupado con importantes asuntos de Estado. Además está casado. No tiene tiempo para tonterías. Pero él también es un hombre y no puede permitirse el lujo de tocar a sus potenciales votantes. Pero Sam Nickel puede hacerlo, tiene un montón de tiempo. Sam decidió tocar a las votantes y luego saludar a Putin con la misma mano", explica el autor en el vídeo que recoge su proyecto y que ahora es de los más vistos en internet.

El joven recorrió las calles de Moscú durante un mes buscando voluntarias. El mismo confiesa que más de 7.000 sensatas se negaron, pero un millar no vieron ningún inconveniente en dejarse sobar por un extraño y cedieron su escote a tan insensata iniciativa.

Una tras otra, posan sonrientes con las manos de Nickel sobre sus pechos. "Algunos días sólo grabamos a 70, pero el mejor llegamos a 300", confesó en entrevistas a medios rusos. Se puede apreciar la evolución de su campaña por dos detalles: su ropa -utiliza una decena de camisetas y sudaderas que permiten adivinar los días de grabación- y la técnica que emplea a la hora de tomar la energía de las mujeres.

Una vez llegó al millar, fue en busca de Putin. Dio con él en un encuentro con simpatizantes y en medio del tumulto, logró darle la mano. El político ni se inmutó, pero a Nickel le dio igual: ya tenía lo que quería. Había cumplido el sueño de cualquier adolescente y, una vez más, iba a llamar la atención con uno de sus videos.

Nickel declaró a una revista que "la sensación fue obviamente buena, pero si te imaginas a esas 1.000 chicas, son solo el 15 o 20% de las que entrevistamos. Las 5.000 o 7.000 restantes se negaron, y las que aceptaron preguntaron muchas cosas, las cuales tuvieron que ser claramente contestadas".

Comentarios