Mundo
Miércoles 29 de Julio de 2015

Tras matar al famoso león Cecil, el cazador se vio obligado a cerrar su clínica dental por el odio suscitado en internet

El león Cecil era una de las atracciones más populares del Parque Nacional Hwange en Zimbabue, hasta que fue asesinado por Walter Palmer, un dentista estadounidense que pagó 55.000 dólares por el “placer” de cazar a este león de 13 años, una auténtica celebridad del mundo salvaje. La reacción negativa de los amantes de los animales de todo el mundo ha sido tan potente que la web del dentista  y su oficina han tenido que ser ambas cerradas.
Palmer, un arquero premiado, pagó a un guía para que atrajera a Cecil a territorio fuera del parque por la noche, para que pudiera ser cazado. Disparó e hirió a Cecil con flechas, pero solo fue capaz de matarlo 40 horas después. Cecil fue decapitado y despellejado, su cadáver quedó allí sin uso alguno.
Esta cacería no solo costó la vida de una celebridad del parque, sino que según las autoridades de Zimbabue, fue un acto de caza ilegal, y una investigación criminal se está llevando a cabo. La muerte de Cecil no solo le afecta a él y a sus fans: ahora que ya no está Cecil, otros machos probablemente matarán a los 24 cachorros de la manada para asegurarse de que sobrevive su estirpe y no la de Cecil.

Comentarios