Más noticias
Viernes 02 de Diciembre de 2011

Trasladaron a la directora de una escuela donde agredieron a dos docentes

El profesor de informática y la maestra de Nivel Inicial de la Hermenegildo Hidalgo, de Tupungato, golpeados por dos madres de alumnos, siguen con licencia psicológica. Se estableció que cuando los agredieron, la mujer ya estaba embarazada.

Por Julio Luzuriaga

TUPUNGATO– Tras la feroz golpiza que dos mujeres le propinaron a una pareja de docentes en las puertas de la escuela Hermenegildo Hidalgo, la directora del establecimiento fue trasladada. Luego de los estudios médicos se determinó que la jardinera golpeada estaba embarazada desde antes del ataque. En tanto las víctimas de la agresión seguirán sin asistir a su lugar de trabajo por orden médica.

Pablo Vargas (30), el docente de informática que junto con su mujer, Silvia Sánchez (42), fueron brutalmente golpeados el martes 15 por dos hermanas –madres de niños que asisten a la escuela Hermenegildo Hidalgo y a su vez hijas de una celadora del establecimiento–, dialogó este jueves con UNO y habló del caso que repercutió en toda la provincia.

El educador informó que la directora, Susana Avena, fue removida del cargo y trasladada a otra escuela del departamento. “No sabemos a cuál se la llevaron pero creo que es en El Zampal”, contó Pablo.

Según dijo, hasta el momento, a 17 días del hecho, “nadie de la Dirección General de Escuelas (DGE) se comunicó con nosotros”, confió el docente.

Sobre la base de lo relatado por Vargas, la anterior directora fue reemplazada por José Salvador. “La supervisora le había dicho a la anterior directora que si el tema salía a los medios se quedaba sin el cargo y así fue”, reveló. El miércoles último se cumplieron los 10 días que por la ART tenían los docentes para no asistir a la escuela “pero de acuerdo con el psicólogo, el psiquiatra y los clínicos que nos atendieron, nos van a dar más días”, comentó el profesor.

Sobre los comentarios que los acusaron de mantener una mala relación con el resto del cuerpo docente de la Hidalgo y de maltratar a los alumnos, Pablo Vargas analizó que “no son nada más que inventos para ensuciarnos y de esta manera están apañado a la violencia. Quieren seguir haciéndonos daño”, dijo.

El docente contó que a días de haberse registrado el ataque que los tuvo como víctimas se anoticiaron de que su mujer estaba embarazada al momento del hecho. “Por suerte el tema no pasó a mayores y Silvia no perdió el embarazo”, analizó.

La golpiza ocurrió el martes 15, a las 9, cuando la pareja de docentes llegó en su moto a la escuela en Gualtallary para iniciar la jornada laboral.

Comentarios