Espectáculos
Miércoles 14 de Septiembre de 2011

Tremenda confesión

El director de cine Francis Ford Coppola tuvo que luchar para contener las lágrimas cuando se refirió a su hijo Gian-Carlo, fallecido en un accidente en 1986, y reconocer que se sentía responsable de su muerte.

Durante la presentación de su más reciente película, Twixt, en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), Coppola dijo que esta obra le permitió darse cuenta que "todo padre siente que es responsable por lo que puede pasar a sus hijos".

"No me di cuenta de cuánto me sentía responsable personalmente por lo que pasó hace 24 años. Debería haber estado allí. Y no sabía...", dijo Coppola conteniendo las lágrimas.

El director estadounidense (El Padrino, 1972; Apocalypse Now, 1979; Rumble Fish, 1983, Tetro, 2009) se refirió así a la muerte en 1986 de su hijo mayor, Gian-Carlo, en un dramático accidente cuando éste tenía 22 años.

Gian-Carlo resultó decapitado cuando la lancha en la que viajaba, y que era pilotada por el actor Griffin O'Neal, intentó pasar por entre dos embarcaciones que estaban unidas por un cable.

"Era el momento de enfrentarme al hecho de que en lo profundo de mi corazón me sentí responsable. Porque podía haber ido. Él quería que fuese", reveló un emotivo Coppola.

"De alguna forma me llevó allí. Y me siento agradecido, de la misma forma que con 'Tetro', de haber podido tener ese entendimiento", agregó.

Comentarios