Mundo
Sábado 21 de Noviembre de 2015

Turbulencias políticas y económicas en Brasil

Por Nicolás Tereschuk*
Las turbulencias políticas y económicas en Brasil, donde el ministro de Finanzas, Joaquim Levy, enfrenta rumores de salida, no cesan y generan un escenario que puede tener impacto, de acuerdo a su resolución, en el corto plazo en la Argentina.
La presidenta Dilma Rousseff continuaría respaldando a Levy, de acuerdo con lo que señalaron en las últimas horas medios de prensa locales e internacionales.
Sin embargo, continúa la presión desde el interior del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) para dejar a un lado al “cuerpo extraño” que para ese sector significa Levy, un ex ejecutivo bancario, y encumbrar a Henrique Meirelles, ex presidente del Banco Central brasileño entre 2003 y 2011, el período “dorado” de la economía del vecino país.
El secreto a voces es que el líder partidario, Lula Da Silva, apunta al recambio y apoya a Meirelles, para lograr una salida más “política” a la difícil situación económica. 
Las versiones son encontradas porque el periódico especializado Valor Económico reportó que la propia Rousseff ya tendría decidido remplazar a Levy.
La noticia hizo desplomar el valor del real, poniendo a la moneda brasileña a la cabeza de los movimientos bajistas a nivel mundial. 
No son las únicas noticias que conmovieron a los mercados con respecto a Brasil: Petrobrás informó resultados del tercer trimestre del año decepcionantes y un nivel más bajo en el precio del petróleo tampoco ayuda al gobierno de Dilma.
Más allá de los movimientos, hay sectores de los analistas y operadores del mercado que ven la posible llegada de Meirelles como una apuesta por la “gobernabilidad”.
Es que el ex titular de la autoridad monetaria no es un desconocido para el sector financiero y además podría unificar apoyos a sus espaldas, algo que Levy está lejos de poder mostrar.
Cuando se mira el panorama más amplio, las turbulencias en Brasil también se dan en un contexto de un menor crecimiento de China y de los países emergentes, y de un fortalecimiento del dólar contra otras monedas. 
Las dificultades políticas que atraviesan los oficialismos en toda Sudamérica –no sólo en el Mercosur, sino también del lado del Pacífico, como atestiguan los casos de Chile y Perú– son parte de los nudos políticos y económicos, aún con muchas incógnitas, que comenzarán a desatarse en los próximos meses en la región.
En ese contexto, el futuro de Brasil es un factor de primer orden en el rumbo que termine tomando el Cono Sur en el corto plazo.
*El autor es politólogo y editor de la sección Política de la agencia Noticias Argentinas

Comentarios