Más noticias
Domingo 30 de Octubre de 2011

Un aluvión de unos 28 mil chilenos ocupó el 90% de la plaza hotelera

El fin de semana largo en Chile motivó a los trasandinos, en masa, a pasar unos días en Mendoza. El Paso Cristo Redentor volvió a colapsar.

Alejandro Gamero
agamero@diariouno.net.ar

Se veía venir, y el calendario en el país trasandino lo preanunciaba. Los feriados de mañana y el martes en Chile –cuando se festejan una fecha evangélica y el Día de los Muertos– anticipaban una jugosa cosecha turística para Mendoza. Y eso es lo que finalmente ocurrió.

Miles de ciudadanos chilenos cruzaron ayer el paso internacional para disfrutar de su fin de semana largo en nuestra provincia.

Arribaron en auto, en micros, en combis y en avión. Y en 24 horas coparon la hotelería.

Según la Asociación de Bares y Hoteles, la plaza estaba por encima del 90% de su ocupación.

El secretario de Turismo, Luis Böhm, confirmó el dato y señaló: “Estamos hablando de unos 28 mil visitantes. Sin duda, casi todos oriundos de Chile, porque sabemos que hay una gran afluencia de ellos y porque tenían un feriado largo”.

Refuerzos y 8 kilómetros de cola
Los signos del aluvión chileno no sólo saltaron a la luz en el sector hotelero, donde casi no quedaba lugar.

En la aduana de Horcones, próxima al Túnel Internacional Cristo Redentor, la cola de autos ayer al mediodía alcanzaba ocho kilómetros, según relataron a Diario UNO varios choferes de larga distancia.

“Era una cosa increíble la cantidad de gente que venía. Han estado horas allá arriba, porque eran tantos que, aunque en la aduana pasaban muy rápido, no había forma de achicar los tiempos. Vi cómo pasaban seis autos por minuto y, así y todo, los automovilistas llevaban ahí varias horas”, relató un conductor de una empresa de transporte que acababa de llegar a la Terminal de Ómnibus de Mendoza.

La marejada de ciudadanos chilenos había ahogado una vez más el paso internacional, donde se hacía lo imposible para que cruzaran rápidamente.

Mientras tanto, en la Terminal de Ómnibus, las empresas que prestan el servicio internacional a Chile no daban abasto con la demanda y con la urgencia de conseguir refuerzos.

Los viernes a la noche, tradicionalmente, sale un solo colectivo de Santiago hacia Mendoza por cada empresa que presta el servicio trasandino.

El fin de semana largo desproporcionó cualquier cálculo. Este viernes partieron de la capital chilena entre diez y 12 coches por firma.

Es decir, en vez de venir 50 pasajeros por frecuencia, este viernes partieron más de 600.

Con la demanda que había, ni el bloqueo a la Terminal de Ómnibus los desanimó para hacer el trabajo.

Al no poder ingresar a la Terminal, las empresas hicieron bajar a los pasajeros en los alrededores (sobre todo en la plaza San José) para luego darle un poco de respiro al colectivo y partir con pasajeros hacia Chile para traer más turistas.

Con la llegada masiva de chilenos el mismo viernes a la tarde, se calcula que la mayoría estará los cuatro días, por lo que, basándose en el promedio de consumo histórico, la visita de los 28 mil turistas dejará este fin de semana en Mendoza unos $30 millones.

El problema de todos los años
Se vive todos los veranos, se lo padece en Pascuas, también para la semana de la Independencia de Chile y, por su puesto, este año, durante la Copa América. Como siempre el paso internacional se colapsa sin remedio.

Ayer no fue la excepción y ni la mejor voluntad de los inspectores aduaneros en Horcones ni la velocidad de atención (seis autos por minuto) desahogaron la kilométrica fila que esperaba para pasar a la Argentina.

Los complejos aduaneros se han quedado chicos y en la ruta no hay mucho espacio. Sólo la imaginación podrá superar el desafío.


 

Comentarios