País
Jueves 13 de Agosto de 2015

Un argentino creó "la valija del futuro"

Si bien puede parecer una historia de ficción de la cual cualquiera le gustaría ser protagonista, no lo es. Es una realidad y el único actor de la película es Federico Nahuel Pelatti, quien creó la One Line Suitcase, una valija innovadora que permite transportar no solo ropa, sino también los trajes.
Federico tiene 24 años y vive en Mar del Plata. Todo, según él mismo lo cuenta, fue casualidad. "No soy inventar. Yo soy músico", comentó.
El marplatense vivió un tiempo en Londres y decidió volver a su hogar a visitar a su familia. En el poco tiempo que tenía planeado quedarse conoció una chica de la cual se enamoró así que extendió su estadía en Argentina y, como cualquier otro, tuvo que conseguir un trabajo. Fue en el Hermitage.
Después de ser empleado en el hotel un tiempo, se dio cuenta que la mayoría de los ejecutivos que llegaban tenían, además de su valija, trajes en la mano que transportan de esa manera para que no se arruguen. Y se le prendió la lamparita. ¿Por qué no crear una valija donde esos trajes se puedan transportar?
"Pensé en cómo transportar los trajes y también la ropa sin que se arruinen", explicó. "Ahí llamé a un amigo que es diseñador industrial para llevar esa idea a algo funcional. Empezamos a juntarnos y de a poco todo fue mutando", agregó.
Hoy la One Line Suitcase, como decidió llamarla, existe y hay varios interesados. "Hay bastantes posibles compradores. Un grupo inversor chino, un empresario muy conocido argentino también está interesado y una empresa conocida norteamericana", reveló Federico y agregó la que elegirán será aquella que le ofrezca más dinero.
Y si bien todavía la compra no se realizó, él es de lo más optimista: "Yo creo que se va dar la compra porque el interés llegó muy rápido. Los empresarios se pusieron en contacto muy rápido. Pienso que es bastante probable".
El proceso para patentar un invento es bastante simple. Como explicó Federico, primero hay que buscar si ya existe en algún lugar del mundo. Si no es así, empieza el patentamiento en el INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial) donde expertos estudian el invento. Si todo sale bien, esa patente protege el producto y no permite que nadie más en el mundo robe la idea.
El futuro es prominente: "Ya tenemos unas reuniones cerradas para en estos meses juntarnos y vender la patente. Estamos en el medio del plan de venta".
Fuente: MinutoUno

Comentarios