Mundo
Lunes 25 de Abril de 2016

Un astronauta británico rompió el récord de maratón en el espacio

El astronauta británico Tim Peake, de 44 años, tardó 3 horas y 35 minutos en recorrer 42 kilómetros en una cinta de la estación espacial, a 400 kilómetros de altura.

El astronauta británico Tim Peake completó el maratón de Londres, a unos 400 kilómetros por encima de la Tierra, y marcó un récord al completarlo en 3 horas y 35 minutos. El antiguo oficial de las fuerzas aéreas británicas a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS), recorrió los 42 kilómetros del trayecto virtual mientras orbitaba el planeta a 28.000 kilómetros por hora sujeto a una caminadora eléctrica con un simulador de la ruta por las calles de Londres en un iPad.

Récords Mundiales Guinness señaló que esa es la marca del maratón más rápido en órbita. La astronauta estadounidense Sunita Williams corrió el maratón de Boston desde el espacio en 2007 con un tiempo de 4 horas y 24 minutos.

Peake, quien está en el cuarto mes de una misión de seis meses en la estación espacial, también les envió a los competidores un mensaje de buena suerte antes de la competencia de ayer.

El astronauta de 44 años fue uno de los más de 39.000 corredores que participaron en la carrera en la que se impuso (sobre el asfalto londinense) el keniano Eliud Kipchoge, quien quedó a ocho segundos de batir el récord del mundo de maratón al ganar la prueba en 2 horas, 3 minutos y 5 segundos, la segunda mejor marca de todos los tiempos.

El cronómetro de 2.02.57 horas, establecido en Berlín 2014 por Dennis Kimetto, estuvo amenazado durante gran parte de la carrera en la capital británica.

A Kipchoge se le escapó el récord mundial. Pero no la victoria, con la que defiende la corona que logró en Londres en 2015.

"A seis kilómetros del final estaba luchando por el récord del mundo y por la victoria", dijo Kipchoge a la BBC inmediatamente después de la carrera. "Estoy feliz de haber corrido tan bien".

"Estoy muy feliz con el programa que llevé a cabo y con el récord del circuito que logré hoy", añadió el atleta de 32 años.

Kipchoge atacó a su compatriota Stanley Biwott a poco más de tres kilómetros de la meta y paró el cronómetro en la meta en 2.03.05, batiendo en más de un minuto el récord del maratón londinense, que estaba en manos de Wilson Kipsang desde 2014.

Biwott fue segundo a 46 segundos, mientras que el etíope Keninisa Bekele llegó tercero a meta, a tres minutos y 31 segundos del ganador.

Un reto distinto. Para alcanzar su récord en el espacio, Peake se valió de la cinta de correr que los astronautas utilizan todos los días para que su organismo no consuma sus músculos y sus huesos, que no necesitan ser tan fuertes en microgravedad. Para evitar ese deterioro, los habitantes de la ISS hacen más de dos horas diarias de ejercicio.

El astronauta británico contó con una tableta y una aplicación que lo introdujeron virtualmente en la carrera, e incluso pudo escuchar los gritos de ánimo del público. Pero el maratón espacial tuvo muchas diferencias con el terrestre, no tanto relacionadas con el rendimiento físico en el espacio sino con los problemas técnicos de correr sobre una cinta en un entorno de microgravedad, que dista mucho de ser una ventaja.

En primer lugar, para no salir disparado contra las paredes de la estación orbital y poder aplicar presión de las piernas sobre la cinta, Peake, como todos los astronautas durante sus ejercicios, tuvo que correr con arneses que lo amararon a la máquina. Eso hace que, como explicaba el astronauta Michael Hopkins, correr en la ISS se parezca a correr con una pesada mochila sobre los hombros. La microgravedad lo libra del 30 por ciento de su peso, pero a cambio tendrá que soportarlo de una manera concentrada sobre una parte del cuerpo, hombros, espalda y cintura, que además acabarán sufriendo por el roce continuo de los arneses durante horas.

Peake, que ya corrió el maratón de Londres en 1999, en 3 horas y 18 minutos, superó sus expectativas porque creía que iba a necesitar una hora más para completarlo en el espacio.

Además de la carga sobre los hombros, durante la prueba el astronauta experimentó otras diferencias únicas. El comportamiento de los líquidos en microgravedad, por ejemplo, hace que el sudor no corra por el cuerpo hacia el suelo, como le hubiese sucedido a la misma hora en Londres. Por el contrario, se acumuló como una fina capa sobre su cuerpo sufriendo las molestias propias de un microclima tropical a su alrededor, porque el aire no fluye igual que en la Tierra.

Ahora se espera que él pueda continuar con su preparación física para volver a la Tierra dentro de dos meses.

Eliud Kipchoge es el mejor

El keniano Eliud Kipchoge se ha confirmado como el mejor corredor de maratones en la actualidad, defendiendo su título en Londres y logrando la segunda mejor marca de la historia. En el duelo con su compatriota Stanley Biwott, el keniano logró una marca de 2 horas 3 minutos y 5 segundos, quedándose a solo 8 segundos del récord de Dennis Kimetto (2.02.57).

Kipchoge, que solo perdió una maratón de los siete en los que ha participado, consiguió romper la mejor marca de la temporada (2.04.29) que tenía en su poder Wilson Kipsang.

La carrera partió ayer del barrio de Greenwich, en la ribera su del río Támesis, y pasó por algunos de los lugares más representativos de la capital británica como el Puente de la Torre, los muelles (Docklands), el Parlamento de Westminster y el emblemático Big Ben, antes de concluir en The Mall, la avenida que une la céntrica plaza de Trafalgar con el Palacio de Buckingham.

El grupo de ocho africanos, liderado por los kenianos Kipchoge y Kipsang, que se cayó en un punto de avituallamiento al inicio, y por el joven eritreo Ghirmay Ghebreslassie, y en el que se encontraba también el etíope Kenenisa Bekele, marcó un ritmo fuerte en los primeros compases de la carrera, recorriendo los primeros diez kilómetros en apenas 28.37 minutos.

Los ocho atletas no bajaron el ritmo, que apuntaba a récord del mundo, y completaron el medio maratón en un tiempo de 1.01.24. El grupo se rompió en el kilómetro 25, cuando el vigente campeón subió el ritmo y sólo pudieron seguirlo Biwott, Bekele y Kipsang.

A los 30 kilómetros, se quedaron la pareja de kenianos formada por Kipchoge y Biwott, con el sorprendente Bekele apenas diez segundos más lento. Kipchoge, ganador en septiembre pasado en Berlín, cambió el ritmo un par de kilómetros de la meta y enfiló la recta final solo, sin aflojar el ritmo y rozando el récord.

Kipchoge ganó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004.

Comentarios