Mundo
Lunes 07 de Noviembre de 2011

Un camarógrafo filmó su propia muerte en un operativo en las favelas de Río

Gelson Domingos, de la cadena Bandeirantes, falleció a causa de un disparo en el tórax. El reportero tenía puesto el chaleco antibalas, pero el proyectil lo traspasó.

Herido en el pecho, el camarógrafo Domingos, de 46 años, que cubría el trabajo del Batallón de Operaciones Especiales (Bope) en la favela de Antares, en la zona oeste de Río de Janeiro, fue trasladado de urgencia al hospital, al que llegó sin vida. "Las tentativas de reanimarlo no tuvieron éxito", sostuvo en un comunicado la secretaría de Salud.

El reportero, casado y padre de tres niños, murió en el ejercicio de sus funciones, "víctima de la violencia que todos los días afecta a inocentes en Brasil", destaca una nota de la cadena de televisión Bandeirantes.

El comunicado agrega que el camarógrafo llevaba puesto un chaleco antibalas -permitido por las Fuerzas Armadas-, pero que, por tratarse de una bala de fusil, ésta lo atravesó y perforó el tórax.

Hasta el momento se desconoce si la bala provino de un arma disparada por policías o por narcotraficantes.

Un centenar de agentes del Bope ingresó a la favela Antares, donde fueron recibidos con disparos, según la Policía Militar, citada por el sitio G1 de Globo.

El operativo se saldó con la muerte de cuatro criminales y el arresto de seis personas, entre ellas, el jefe del tráfico de drogas en la favela y su brazo derecho. La policía incautó además armas y municiones.

Las autoridades del estado de Río de Janeiro, uno de los más violentos del país, iniciaron en 2008 una carrera contra el tiempo para pacificar la ciudad antes del Mundial de Fútbol de 2014.

Comentarios