Deportes
Domingo 19 de Abril de 2015

Un dirigente ejemplar del básquet local

Se trata de José Borguese. Fue secretario de la Asociación Sanrafaelina durante más de treinta años. Además colaboró en la formación del básquet de Huracán.

El básquetbol sanrafaelino está homenajeando este año a José Borguese, ya que así se denomina el actual certamen que comenzó hace dos semanas.
Secretario de la Asociación Sanrafaelina de Básquetbol "Rodolfo Iselín" durante más de treinta años, Pepe se ganó el cariño y el respeto de grandes y chicos de todos los clubes.
José estuvo a cargo de las planillas, los papeles importantes y los carnets; siempre llevó todo al día, sin problemas ni contratiempos.
Hace cuatro años que Pepe dejó su lugar en la asociación: "Cuando uno se da cuenta que le llegó el turno, debe dejarle el lugar a la gente joven", sostuvo.
Después de tanto tiempo cada palabra, cada anécdota genera en él una sonrisa pintada de nostalgia.
"La verdad que se extraña. Los nuevos dirigentes me pidieron que vuelva a trabajar con ellos. Les dije que algunos días voy a ir porque me gusta y llevo al básquet en el corazón, pero no voy a pedir plata, no es mi estilo".
Sus inicios con la naranja
Borguese dio sus primeros pasos dentro del básquetbol como jugador en las divisiones formativas del Sportivo Pedal Club. "Nunca me consideré un buen jugador", afirmó.
Sin embargo, varios años más tarde se acercó a Huracán y aceptó la propuesta de Juan Pretel, que en ese momento presidía la institución.
“Juan me pidió que me hiciera cargo del básquet de Huracán. Me gustó mucho la idea, eso sí, le dije que necesitaba tiempo para trabajar, nos pusimos de acuerdo y  comenzamos con el proyecto”.
Al otro día salió a pedir ayuda a gente conocida  y rápidamente consiguió camisetas, dinero y pelotas.
Llamó a su entrenador en Pedal, Tino Muñoz, para que se hiciera cargo de las divisiones inferiores.
Mientras que para entrenar al plantel de primera división sumó a su gran amigo Alberto Mortadela Pérez.
Un grato recuerdo
El primer título que consiguió el Globo será inolvidable para el club y para Pepe Borguese.
"La final del torneo la jugamos en cancha de El Porvenir ante Ateneo. Faltaban segundos para el final, Huracán perdía por un punto pero en una contra la pelota le quedó al Mono Medero, que debajo del tablero marcó el doble del triunfo".
Borguese también trabajó y colaboró con la gente del fútbol de Huracán.
"Para ser dirigente hay que tener voluntad y trabajar mucho. El poco recambio afectó y mucho al deporte, sobre todo al básquet", afirmó.
Una persona honesta y querida que tiene bien merecido el reconocimiento.

Comentarios