Viernes 15 de Julio de 2016

Un enorme incendio destruyó decenas de motos y autos en la playa de secuestros policial

La extinción del siniestro llevó casi toda la tarde. Se sospecha que el fuego comenzó con una quema de pastizales que se descontroló. La parte más afectada fue de las motos. Galería de fotos.

Un pavoroso incendio destruyó decenas de motocicletas y automóviles en la playa de secuestros que la Policía Vial posee en Tulio Angrimán al 5600, en el extremo este de la Isla del Río Diamante.
El siniestro se declaró alrededor de las 15.30 y comenzó, según los primeros indicios y testimonios de la gente, con una quema de malezas a unos 200 metros al este del predio policial que se fue extendiendo por los pastizales secos, ayudado por la acción del viento.
El fuego tomó gran parte de la playa de secuestros y destruyó la mayor parte de las motocicletas, aunque también afectó vehículos secuestrados y la chatarra compactada.
La extinción del fuego demandó casi toda la tarde y en ello participaron los bomberos con sus autobombas, policías y brigadistas de Defensa Civil, apoyados por camiones tanque de la Municipalidad de San Rafael y Vialidad Provincial que aportaron la necesaria agua.
La inmensa e impresionante columna de humo negro alcanzó muchos metros de alto y se pudo ver desde la ciudad. Además, mientras duró el incendio hubo permanentes explosiones de los tanques con combustible de las motos.
En los descampados de los alrededores de la playa policial desapareció la maleza seca por acción del fuego, e incluso llegó a metros de algunas casas que por suerte no tuvieron que evacuar porque las llamas se extinguieron solas. Además, los vecinos ayudaron con mangueras.
En cambio, la planta de transmisión de LV18 Radio Municipal, adelante del predio policial, sobre la calle Angrimán, se vio envuelta por el incendio, pero se salvó gracias a que está en un alto y que el pasto estaba bien corto, por lo que las llamas también se extinguieron solas.
Fabián Sola, el operador que estaba de turno en ese momento, comentó a UNO San Rafael que no se había dado cuenta que las llamas estaban rodeando el edificio y que fue alertado por policías que le golpearon la puerta.
Por suerte, añadió, que solamente se alcanzaron a quemar unas cortinas del edificio, “que alcancé a apagarlas y por suerte los vidrios no estallaron”.
A pesar del siniestro, la planta continuó transmitiendo con su antena y la emisora siguió al aire.
Jorge Pizarro, director de Defensa Civil, presente en el lugar, evaluó que “esto ha sido muy grande y ha hecho mucho daño”.
El funcionario municipal comentó que no sabe dónde comenzó el fuego, “Bomberos irá a investigar, pero aparentemente atrás del predio de la planta de transmisión y el viento ha propagado todo”.
Ahora se abrirá una investigación oficial y también se hará el inventario de los vehículos y motocicletas destruidas.
Por José Luis Salas

Comentarios