Más noticias
Miércoles 07 de Septiembre de 2011

Un Gaddafi tierno y hogareño

Una grabación casera que se filtró a los medios muestra lo que instintivamente no se puede creer de un dictador. El líder libio Muamar Gaddafi aparece en una escena hogareña como cualquier cristiano, jugando con su nieta y “estando en casa”.

 

Con una duración aproximada de seis minutos, la grabación, que consta de cuatro o cinco cortes, presenta al coronel acompañado de su familia en su célebre jaima del complejo presidencial de Bab al-Aziziya, en Trípoli, lejos de la ostentación de las viviendas de otros miembros del clan. Se desconoce cuándo quedaron registradas las imágenes, pero eran, evidentemente, tiempos felices para Gaddafi, previos a la revuelta que ha acabado por derrocarlo.

Se escucha y se observa al dictador libio acariciar el pelo de la pequeña, darle besos, bromear con ella, fingir mordiscos, lloriquear, apuntar con el pulgar hacia arriba o hacia abajo.

En el segundo corte de la grabación se intuye que es el propio 'rais' quien empuña la cámara, para a continuación dejarla en manos de uno de sus hijos y continuar mimando a su nieta. En su jaima-despacho-living incluso se le oye dirigirse a ella en inglés con un 'bye'..

Ya en los instantes finales de la cinta, los únicos que han sido grabados de noche y en un ambiente de cena familiar, se ve al antaño feroz para su pueblo Gaddafi dando de comer a la pequeña.

Fuente: ElMundo.es

Comentarios