Mundo
Martes 26 de Enero de 2016

Un inglés que quiso cruzar la Antártida a pie murió antes de llegar a destino

Henry Worsley, un ex marino, quedó a 48 kilómetros de la proeza tras haber esquiado 1.500 km en 70 días. Era amigo de Beckham. Lo abatió una peritonitis tras superar el Polo Sur.

Un explorador británico murió de agotamiento y deshidratación cuando intentaba ser el primero en cruzar la Antártida solo, sin apoyo y sin escalas. El ex militar Henry Worsley se encontraba a 48 kilómetros de su meta luego de recorrer casi 1.500 kilómetros, cuando pidió ayuda y fue recogido del hielo el viernes pasado.

Su familia notificó ayer que Worsley murió de "insuficiencia orgánica total" en un hospital en Punta Arenas, Chile, luego de haber sido operado el día anterior de peritonitis bacteriana, una infección del tejido que reviste el abdomen y que puede provocar septicemia.

Worsley, de 55 años y con 36 de carrera en la Armada británica, recorrió poco más de 900 millas terrestres (1.448 kilómetros) en 71 días arrastrando un trineo con provisiones. Su intención era completar la expedición transantártica inconclusa de Ernest Shackleton de hace un siglo. La travesía se Shackleton se convirtió en lucha desesperada por la supervivencia en 1915 cuando su barco, el Endeavour, quedó atrapado en el hielo y se hundió.

La esposa de Worsley, Joanna, dijo que la expedición logró recaudar unos 140.000 dólares para ayudar a soldados heridos.

"Con el corazón roto de tristeza les dejo saber que mi marido, Henry Worsley, ha muerto después de que colapsaran sus órganos a pesar de todos los esfuerzos del personal médico de la Clínica Magallanes de Punta Arenas", escribió la mujer. "Henry logró su propósito de recaudar más de 100.000 libras para el Fondo de Endeavour (de ayuda a la rehabilitación de los soldados heridos) y así casi completar la primera travesía sin apoyo de la masa continental antártica".

El príncipe Guillermo, patrocinador de la expedición, dijo que él y su hermano el príncipe Enrique habían perdido a un amigo.

"Fue un hombre que demostró un gran coraje y determinación y nos sentimos increíblemente orgullosos de estar asociados con él", dijo Guillermo, quien lo había agasajado en el Palacio de Kensigton antes de partir, evento al que Worsley había concurrido junto su esposa y sus dos hijos, Alicia, de 19 años, y Max (21).

La megaestrella y ex futbolista David Beckham posteó en Facebook un mensaje de homenaje a su amigo Worsley, junto a una foto de ambos en la nieve: "No hay palabras que puedan describir la tristeza por la pérdida de Henry Worsley", escribió el ex ídolo de la selección inglesa.

Worlsey decidió desistir de su misión el viernes pasado después de no poder salir de su carpa durante dos días, abatido físicamente.

"Mi viaje ha terminado. Me he quedado sin tiempo y sin paciencia", tuiteó en un mensaje conmovedor que acompañó de una selfie. La foto lo muestra con el rostro desmejorado, posando dentro de su tienda de campaña, un pequeño refugio en el extremo de la tierra.

"Los 71 días a solas en la Antártida con más de 900 millas terrestres recorridos y el agotamiento de mi resistencia física finalmente pudieron conmigo y con gran tristeza informo del final de mi viaje, tan cerca de mi meta", escribió.

El ex teniente coronel británico había perdido 25 kilos en su travesía además de un diente al morder una barra de vitaminas congelada.

El miércoles pasado se evidenció su desmejora física cuando su ritmo mermó notablemente cubriendo sólo cuatro millas (6,5 kilómetros) en cinco horas, antes de caer en su tienda.

Dos días después, el viernes, contó: "Sin la sencilla habilidad para deslizar un esquí delante del otro mi cumbre queda fuera de alcance. He pasado 70 días por mi cuenta en un lugar que amo. Voy a lamer mis heridas, que se curarán con el tiempo, y voy a saber asimilar la decepción", escribió.

Worsley fue trasladado en helicóptero a un hospital de Chile. Los médicos le diagnosticaron peritonitis bacteriana pero fueron incapaces de detener la propagación de la infección en su cuerpo.

Worsley había partido de Isla Berkner (o Hubley), ubicada al fondo de la bahía que constituye el mar de Weddell de la Antártida, el 14 de noviembre. Sin reabastecimiento, alcanzó el Polo Sur el 3 de enero.

Soportando un ambiente inhóspito de temperaturas que caen a los 44 grados bajo cero, con ventiscas lacerantes, el ex militar fue atrapado durante dos días por una tormenta que acabó con toda una colonia de pingüinos.

En todo su periplo, el británico cambió su ropa interior una vez durante su viaje —en el día 61—.

Su llegada era esperada para el día de hoy en la línea de meta ubicada en la plataforma de hielo Ross.

Su esposa se comunicó con el grupo de apoyo para sacarlo del hielo y el equipo que voló se colocó en un punto cercano. El ex militar pidió el socorro el viernes a la noche y fue trasladado seis horas para acampar Glaciar Unión, antes de ser trasladado en helicóptero a Punta Arenas. En un mensaje de audio, Worsley dijo que lo primero que quería hacer era tomar una taza de té caliente y un pedazo de torta.

Twitter

“Mi viaje ha terminado. Me he quedado sin tiempo y sin paciencia. He pasado 70 días por mi cuenta en un lugar que amo”, Henry Worsley.

Comentarios