Policiales
Jueves 29 de Septiembre de 2016

Un nene murió y otro quedó grave en incendio de la camioneta en la que dormían todas las noches

El vehículo funcionaba como una habitación para una joven pareja y sus dos hijos, porque no tenían donde vivir.

Un nene de un año y medio murió y su hermanito de tres resultó gravemente herido tras incendiarse la camioneta donde dormían en el partido de José C. Paz, al noroeste del Gran Buenos Aires.

El vehículo funcionaba como una habitación para una joven pareja y sus dos hijos, porque no tenían donde vivir.

Un desperfecto eléctrico provocó el incendio que terminó con la vida de Tahiel, de un año y medio y le causó serias heridas a Shair, su hermanito de tres.

El vehículo estaba estacionado dentro del terreno de la casa de su abuela, donde los padres de los nenes improvisaron una habitación en la que cada noche dormían con sus hijos, ya que en la vivienda "no entraban todos".

El pasado sábado, el matrimonio encendió un caloventor dentro del vehículo para que sus hijos no sufrieran frío, pero un desperfecto eléctrico desató la tragedia.

Cerca de la medianoche, los nenes se encontraban solos ya que sus padres estaban junto a la abuela en la parte de adelante del terreno.

El llanto de uno de los niños hizo que la madre, Karen, corriera hacia la camioneta que ardía en llamas.

La mujer abrió la puerta y alzó a Tahiel en brazos, mientras Shair pudo salir por sus propios medios.

Los menores fueron ingresados al hospital Mercante, desde donde los trasladaron al Garrahan.

"Tahiel permaneció cuatro horas internado pero los médicos no pudieron hacer nada. Murió por un paro", relató Melanie, tía de los pequeños, en diálogo con el diario Crónica.

En tanto, Shair se encuentra en terapia intensiva con "serias quemaduras en la piel". Es por eso que los jóvenes padres no se despegan de su habitación.

"Son los únicos que pueden entrar a verlo. Están todo el día ahí. Los vecinos de Sol y Verde (el barrio de José C. Paz) les llevan ropa y los elementos para higienizarse ya que, lamentablemente, el Garrahan se convirtió en su casa", apuntó la tía de los hermanitos.

El padre de familia, Iván Morales, trabaja como albañil y "siempre vivió en casa prestada de familiares".

"Ahora estaba juntando algo de plata para alquilar. Y Karen cobra la asignación del más grande. La del chiquito estaba en trámite", detalló Melanie Morales.

Comentarios