Más noticias
Martes 06 de Septiembre de 2011

Un nieto recuperado pidió seguir llevando el apellido de sus apropiadores

Luego de que el ADN demostrara que es hijo de los desaparecidos, Liliana Pereyra y Eduardo Cagnola, un juez ordenó que Federico llevara esos apellidos. Pero ahora él quiere sumar el de su apropiador porque es cómo lo conocen todos.

La Cámara Federal porteña anuló la anotación de Federico Hilario Cagnola Pereyra, quien manifestó su deseo de continuar utilizando el apellido “con el que fue conocido hasta ahora”, según publica este martes La Nación.

Federico nació en la ESMA en 1977, donde su madre estaba detenida por la dictadura militar. Se cree que la esposa de un represor le entregó el bebé a una amiga, quien lo inscribió y crió como hijo propio.

El año pasado, estudios de ADN confirmaron que Federico es hijo de Liliana Pereyra y de Eduardo Cagnola. El juez federal Marcelo Martínez de Giorgi ordenó modificar su inscripción en el registro de las personas: respetó el nombre de pila elegido por los apropiadores, quienes están procesados en libertad y ordenó agregar “Federico”, que es el nombre que su madre biológica había elegido, y sus apellidos, Cagnola Pereyra.

Federico se negó porque quiere sumar el apellido del apropiador, que es el apellido “con el que fue conocido hasta ahora”.

La Cámara Federal porteña anuló la anotación como Federico Hilario Cagnola Pereyra, señaló la ausencia de una legislación armónica y encomendó al Congreso a que dicte normas para “subsanar la situación en forma imperiosa”.

Ercolini deberá, entonces, juzgar la conducta de los apropiadores y determinar con qué nombre se conocerá a Federico en el futuro.

Comentarios