Mundo
Martes 09 de Agosto de 2016

Un niño de 10 años murió decapitado en un tobogán acuático

El deceso se produjo en el juego más alto del mundo. Scott Schwab murió debido a una grave "lesión en el cuello".

Un día después de conocerse el trágico accidente en el que Caleb Schwab, de 10 años, perdió la vida en un tobogán acuático, las autoridades de Kansas dieron a conocer las causas de la muerte.
Según ha podido confirmar People, el hijo del representante de Kansas, Scott Schwab, murió debido a una grave "lesión en el cuello".
Caleb fue encontrado muerto en el fondo de la piscina, al final del tobogán por el que se deslizó y la policía confirmó que había sido decapitado.
Una testido, Kelsey Friedrichsen contó como ella y su novio se dirigían a lo alto de la rampa de 168 pies bautizada como Verruckt —palabra alemana para "loco"— desde donde pudieron contemplar a una multitud de gente reunida abajo.
"Había una mujer que estaba siendo tratada por algún tipo de lesión en su cara y cabeza", explicó Friedrichsen, de 27 años, a People. "Es entonces cuando mi novio dijo: 'Creo que hay alguien más'".
A lo que se refería su pareja era a los servicios de socorro cubriendo el cuerpo de Caleb.
"Parecía que había salido despedido de su asiento y había bajado chocando con la red y el tobogán", añadió Friedrichsen.
Otro testido, Esteban Castaneda explicó a ABC News que su hijo de 14 años y él habían bajado por el tobogán antes el mismo día, y que cuando llegaban al final de la atracción su cinturón de velcro se había soltado. 
Desde el incidente, People ha sabido que la inauguración del tobogán Verruckt en 2014 tuvo que ser retrasada en varias ocasiones debido a fallos, incluyendo un problema que causaba que las balsas de agua saliesen volando fuera de la rampa. 

Comentarios