San Rafael
Domingo 11 de Septiembre de 2011

Un premio para el Schestakow por bajar índices de mortalidad

La distinción la realizó Unicef y lo incluyó dentro de un programa nacional para trabajar sobre los derechos de las embarazadas, los niños internados y las familias que los acompañan.

El hospital regional ha obtenido durante este último período el reconocimiento de la sociedad y de organismos mundiales como Unicef, que lo ha incluido dentro del programa Maternidad Segura y Centrada en la Familia.

El objetivo de esta iniciativa a nivel nacional es fomentar una cultura organizacional que reconoce a los padres y a la familia junto al equipo de salud como protagonistas de la atención de la mujer embarazada, la madre y el recién nacido y define la seguridad de la atención como una de las prioridades.

Esta distinción se debió a las estadísticas que mostró el nosocomio durante los últimos dos años, en los que se trabajó para disminuir la mortalidad infantil y materna (ver infografía).

La información fue brindada por el Ministerio de Salud de la Dirección de Epidemiología y Ambientes Saludables, que es la dependencia que certifica las estadísticas en esta materia.

“Los números son fríos y todavía hay mucho para mejorar”, señaló Armando Dauverné, director del hospital. Agregó que “en el 2001 fallecieron 53 niños y durante el 2010 la cifra disminuyó a 35”.

El 65% de estas muertes se produce en el primer mes de vida y las causas más comunes están relacionadas con nacimientos prematuros y malformaciones. El 35% restante es por diferentes motivos, como gastroenteritis aguda por deshidratación o muerte súbita.

Estos infortunios en muchos casos se debía a falta de controles que se realizaban las embarazadas de menores recursos económicos. Con la aparición del Plan Nacer esta situación fue disminuyendo y hoy se pueden revertir muchos casos que antes no tenían solución.

Uno de los más comunes era la falta de peso que presentaban las madres y que provocaba el nacimiento prematuro, con las consecuencias que esto genera

Estas mejoras también se reflejaron en las tasas de mortalidad materna y el dato clave es que en el año 2009 no hubo víctimas que lamentar.

El galardón para el director del hospital, Armando Dauverné, “es la consecuencia de un trabajo que iniciamos en el 2007 cuando nos hicimos cargo de este monstruo”.

En esa época, según el médico, “el hospital carecía de todo tipo de complejidad y entonces empezamos con un plan para reequiparlo y ofrecer un servicio acorde a los ciudadanos que utilizan este centro de salud”.

El Plan Nacer fue uno de los pilares para esta reconstrucción del hospital. Este programa nacional incentiva económicamente a los centros de salud que realizan un seguimiento y control de las mujeres embarazadas.

Con estos fondos, que se fueron incrementando año tras año, la dirección del hospital tuvo el oxígeno financiero para terminar la terapia intensiva pediátrica y mejorar la atención de los internados.

Al respecto Genaro Gerbaudo, vicedirector, aseguró que “estas mejoras se reflejan en los números, porque muchas personas que antes se atendían en los centros privados hoy eligen venir al Schestakow”.

Durante este año el nosocomio adquirió una máquina anestésica, única en San Rafael, y está por comprar una campana biológica para realizar investigaciones virales, una incubadora de última generación, ecógrafos y maquinaria de otorrinolaringología.

La idea de los funcionarios es lograr equidad e igualdad de atención para las personas con menores recursos. “Con este lema logramos que en el hospital se muera menos gente que en los centros privados y buscamos mejorar día a día la atención del paciente y de la familia que lo acompaña”, señaló Dauverné.

Comentarios