Policiales
Jueves 10 de Noviembre de 2011

Un preso fue asesinado durante una emboscada en la cárcel de Almafuerte

Un grupo de ocho internos atacó a cuatro reos. Algunos de ellos estaban durmiendo y otros bañándose cuando fueron sorprendidos. La víctima mortal fue degollada y falleció cuando era trasladada al Hospital Central. Otros dos heridos fueron llevados a ese nosocomio con custodia policial.

Por Leonardo Otamendi

Un interno fue degollado este jueves por la tarde en la cárcel de Almafuerte, Cacheuta. El crimen se produjo en el módulo Nº 2 durante un ataque de un grupo de presos contra otro, que estaba indefenso. El fallecimiento del presidiario fue confirmado por el director del Servicio Penitenciario, Miguel Sebastián Sarmiento.

La emboscada se produjo alrededor de las 15 en el sector Nº 2 del mencionado módulo. Allí, un grupo de unos ocho internos arremetió contra cuatro presos. Algunos de ellos se bañaban y otros dormían cuando fueron sorprendidos.

Los atacantes portaban elementos punzo cortantes con los que arremetieron contra los cinco reclusos. La desigualdad de la emboscada terminó con la vida de Carlos Soria Villegas, de 34 años, quien murió en la ambulancia cuando era trasladado al Hospital Central.

Dos de los otros cuatro presos atacados fueron llevados en ambulancias, escoltados por gran cantidad de policías y por el helicóptero de la fuerza, hacia el mismo hospital, donde ingresaron alrededor de las 16.40. Se trata de Cristian Ortíz (34) y Walter López (26). El primero quedó internado en observación y el segundo tras ser asistido fue regresado a la cárcel de Cacheuta. En tanto que Federico Vélez (31) fue atendido los médicos en el Penal de Almafuerte debido a que sólo sufrió heridas leves.

La víctima estaba condenada a doce años de prisión por el delito de robo agravado. Llevaba cumplidos 5 años y diez meses. Era reincidente porque tenía antecedentes por similares delitos.

Según funcionarios del Ministerio de Gobierno, ese sector del módulo Nº 2 no es de máxima seguridad, por lo que los internos que allí residen no son los más peligrosos.

"Por otro lado, los atacantes están individualizados", aseguraron las mismas fuentes.

La investigación de este homicidio está en manos del personal judicial de la Oficina Fiscal Nº 11, de Las Heras. Además de establecer quién fue el que aplicó la puñalada mortal, los pesquisas y el personal de servicio penitenciario deberán averiguar el móvil de semejante ataque.
 

Comentarios