Más noticias
Viernes 09 de Septiembre de 2011

Un pueblo de Estados Unidos lanzó sus "Petrom" en reemplazo del dólar

Hace siete años que el condado de Berkshire lanzó su cuasimoneda, llamada BerkShare. Llevan emitidos tres millones de Berkshares que valen poco más que un dolar. Al pagar con esa moneda, hay un 5% de descuento.

Desde el lanzamiento de la moneda legal, hace siete años, ya fueron emitidos tres millones de Berkshares y 130.000 siguen en circulación. Valen un poco más de un dólar, y representan el equivalente a un descuento del 5% respecto de cualquier pago con esa moneda. Actualmente es aceptada en al menos 400 negocios.

Un pueblo de Estados Unidos busca por estos días hacerle competencia al dólar con su propia moneda. Según reveló ayer el portal de la BBC, la comunidad de 19.000 personas del Condado de Berkshire, de ese país, está sobreviviendo la crisis económica global usando el BerkShare, en vez del dólar.

Los denominados BerkShares valen un poco más de un dólar, y representan el equivalente a un descuento del 5% respecto de cualquier pago con esa moneda. Por ejemplo, una cena de u$s 100 en el restaurante Red Lion cuesta sólo u$s 95 si el cliente paga con BerkShares.

Desde el lanzamiento de la moneda legal, hace siete años, ya fueron emitidos tres millones de BerkShares y 130.000 siguen en circulación. “Los BerkShares son nuestra propia moneda respaldada por dólares estadounidenses”, señala Nancy Fitzpatrick, propietaria del bar Red Lion Inn en Stockbridge, uno de los 400 negocios que aceptan BerkShares.

“Es una reafirmación de nuestra economía local y una indicación de que yo apoyo a las empresas locales, que mis dólares se gastarán dentro del Condado de Berkshire”, agrega.

Stefan Root, dueño de la tienda de bicicletas Berkshire Bike and Board en Great Barrington, advierte que “el propósito es no depositarlo en el banco porque los BerkShares tienen más fuerza si están circulando” y que “el dinero nunca sale de la comunidad y por eso todo el mundo es más rico”.

Root considera que la moneda tiene el potencial de proteger a las comunidades de las fluctuaciones de los mercados globales, que pueden afectar desde pensiones hasta precios de productos alimenticios.

“La idea que tenemos de pertenecer a un mercado global está demostrando ser insostenible. Nuestra economía global está basada en el crecimiento y si no hay crecimiento, la economía colapsa”. Y agrega que “los BerkShares están poniendo de relieve que podemos sobrevivir produciendo cosas localmente. Ver cómo y dónde se gasta dinero es algo en realidad muy importante”.

Sin embargo, Root admite que comprometerse con los BerkShares es difícil porque muchos de los materiales vienen de afuera. Por ejemplo: las bicicletas que vende, que son hechas en China. “Y los chinos no aceptan BerkShares”, dice.


FUENTE:
El Cronista
 

Comentarios