Mundo
Viernes 15 de Abril de 2016

Un pulpo gigante encontró la libertad tras fugarse de un acuario por un desagüe

El insólito hecho trascendió recién en los últimos días. El animal, llamado Inky, compartía el estanque con otro pulpo que está siendo vigilado para que no quiera imitar a su compañero.

La fuga de un pulpo del National Aquarium de Nueva Zelanda sigue causando conmoción en el país oceánico.

Si bien se admitió desde el Acuario que la desaparición de Inky se produjo a principios de este año, la información fue revelada recién en los últimos días.

Según informaron varios periódicos neocelandeses, el animal habría aprovechado un descuido del personal de mantenimiento, que dejó la tapa de su estanque entreabierta, para escapar hacia el oceáno.

"Se las arregló para llegar hasta uno de los drenajes de desagüe que dan al océano y se fue. Ni siquiera nos dejó un mensaje", comentó a la prensa nacional Rob Yarrall, del acuario neocelandés.

El personal del recinto encontró después los rastros de Inky, desde el estanque, por el suelo -donde se habría arrastrado algo más de dos metros-, hasta llegar a una tubería de 15 centímetros de diámetro, por donde escapó hacia el Pacífico.

Los especialistas consideran que el ruido del mar que venía desde la tubería le habría dado pistas para guiar su salida. En el estanque, Inky convivía con otro pulpo, el que está siendo vigilado por personal del acuario para evitar que siga el camino de su compañero.

Comentarios