Deportes
Domingo 15 de Mayo de 2016

Un referente del tenis

Trabaja en silencio. Ricardo Pont es uno de los grandes formadores de jugadores de San Rafael. Su tarea marcó un notable desarrollo en el Automóvil Club donde trabaja hace 16 años.

A los 10 años de edad en un placard encontró una raqueta  de su mamá y a partir de ese momento la vida de Ricardo Pont se unió al tenis.
Con mucha nostalgia Pont recordó: “Comencé a pegarle a la pelotita, me gustó y ahí arranque”, explicó y agregó “Jugué bastante aunque en esa época era muy difícil porque los padres no acompañaban tanto como ahora. Por lo tanto jugaba a nivel local, en Mendoza y los recordados zonales”.
Maestro
Ricardo tomó clases de tenis con don Rubén Quiroga.
“Tomé clases pero pocas, después pasé muchas horas dentro de la cancha. Hasta me hacía la rata (faltaba a la escuela ENET) y me iba a jugar al tenis”.
A los 16 años Pont dio sus primeras clases de tenis. “Una señora me pidió que le enseñara, me gustó la idea y lo hice pero algo muy básico”, destacó.
Luego llegó el momento del Servicio Militar y tras esa etapa Ricardo se dedicó de lleno a la enseñanza.
“Cuando salí del servicio hubo gente que se acercó para pedirme que le enseñara a jugar al tenis”, contó Ricardo que por aquel entonces daba clases en el San Rafael Tenis Club (martes y jueves) y en el Automóvil Club San Rafael (miércoles y viernes). Cabe señalar que en aquella época (década de los 80) los clubes no abrían sus puertas los lunes.
Oferta
En 1989 recibió un ofrecimiento para dar clases de tenis en Neuquén. El proyecto era bastante ambicioso y muy bien remunerado por eso el profesor sanrafaelino aceptó y se fue al Sur donde vivió durante  quince años.
Importante capacitación
Durante su estadía en la provincia sureña Pont se contactó con la academia de tenis de Nick Bollettieri, uno de los mejores formadores de jugadores del mundo. Por sus manos han pasado jugadores como: Andre Agassi, Boris Becker, Mónica Seles, María Sharapova y las hermanas Williams, entre otros.
“Me contacté con Bollettieri, fui a capacitarme y tenía ganas de quedarme a vivir en Estados Unidos pero a mi esposa no le convenció la idea por eso regresé a Neuquén” señaló.
De todos modos se convirtió en agente de la popular academia ubicada en Miami.
Es decir que, organizaba tour para jugadores a los que llevaba a la academia. Se armaba el grupo y viajaban al país del norte durante quince o veinte días.
“A los chicos cada vez les costó más poder realizar ese tipo de viajes por eso lamentablemente los tour ya no se realizan”, puntualizó Pont.
A fines de 1999 regresó a San Rafael, presentó un proyecto en el Automóvil que fue aprobado y a partir de ese momento volvió a dar clases de tenis hasta la actualidad.
La llegada de Pont marcó un quiebre en el desarrollo del tenis, al menos para la institución, ya que la cantidad de jugadores aumentó notablemente y por ende el número de canchas. Cuando llegó al club había cuatro canchas y hoy la institución ofrece ocho escenarios.
Satisfacciones
El entrenador manifestó las sensaciones que le ha tocado vivir durante su carrera.
“Con los chicos pasás muchos momentos de su crecimiento. Viajás con ellos y por momentos te convertís en su papá. Son lindas etapas. También están las otras que no son muy agradables pero la vida es así”.
Además se refirió a la falta de referentes en el tenis argentino: “La falta de un gran jugador influye, es muy importante. Yo creo que soy tenista por Vilas, era el gran ídolo de todos en aquellos años”.

Diego Figueroa
figueroa.diego@diariouno.net.ar

Comentarios