Policiales
Viernes 09 de Diciembre de 2011

Una aproximación clínica al caso para develar las mentes de la masacre

El sangriento episodio dejó al descubierto serios trastornos en la personalidad de los menores que serían las causas de  la terrible matanza. Diariouno.com.ar habló con un especialista psiquiatra en tratamiento de menores para indagar los porqué de semejante conducta

“La frialdad es uno de los síntomas de organización de trastorno de personalidad”, indicó el psiquiatra infantil Fernando Linares a diariouno.com.ar luego de conocerse que el menor de 13 años reconoció ser el homicida de su amigo de 10 años, aunque fue en defensa propia.

Los investigadores señalaron que en el momento de la declaración del único sobreviviente de la masacre de Las Heras, su relato fue frío a pesar de la gravedad del hecho que había vivido y por reconocer que mató a su amigo.

Ante esto, el psiquiatra Linares especialista en temas de violencia de menores sostuvo que esa frialdad en la narración de los hechos es una de las características de trastorno de personalidad, como también no experimentar ningún tipo de culpa por lo ocurrido.

“El hecho es posible y es muy factible que lo hayan hecho entre los dos”, estimó el especialista.

En referencia al chico de 10 años que murió en la masacre, Linares estimó que habrá que investigar qué amigos tenía, si sufría de privación de afecto, si tenía alguna lesión orgánica en el cerebro que causante de la agresión o estaba desarrollando un trastorno de personalidad. “Para conocer alguno de esos detalles habrá que realizarle una autopsia psíquica”.

En la mañana de este viernes Rubén Molina, padrino de Ezequiel, dijo que el chico sufría de esquizofrenia desde hacía varios años, estaba medicado y en tratamiento psiquiátrico. Había tenido varios episodios de agresión con sufamilia y compañeros del colegio. Inluso los abuelos temían que el chico matara a su madre mientras dormía.

La esquizofrenia es un grupo de trastornos mentales crónicos y graves, caracterizados por alteraciones en la percepción o la expresión de la realidad. Provoca una mutación sostenida de varios aspectos del funcionamiento psíquico del individuo, principalmente de la conciencia de realidad, y una desorganización neuropsicológica más o menos compleja que lleva a una dificultad para mantener conductas motivadas y dirigidas a metas, y una significativa disfunción social.

Linares además explicó que “los trastornos de personalidad en los jóvenes están aumentando rápidamente, por lo que se están organizando personalidades violentas. Los homicidios se están dando cada vez a más temprana edad”.

Desde el aspecto de penal, a pesar que el menor de 13 años reconoció haber sido partícipe de la masacre de Las Heras al declarar que mató a su amigo Ezequiel (10) en defensa propia, el chico quedó a cargo de la Justicia de Familia, pero por su edad para la Justicia es inimputable.

 

Comentarios