Policiales
Jueves 12 de Noviembre de 2015

Una chica de 11 años fue mamá luego de ser abusada por su medio hermano de 14 años

El aberrante hecho ocurrió en Entre Ríos. Son hermanos por parte de su madre. El chico quedó al cuidado de su abuela paterna y ella quedó a cargo de su madre.

Una nena de 11 años fue mamá en el hospital Delicia Concepción Masvernat del departamento Concordia, Entre Ríos, de un bebé cuyo padre es su medio hermano de 14 años.
La precoz mamá y el adolescente, con el que tiene un lazo sanguíneo materno, reciben contención integral de parte del Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf).
La primera medida que tomó el Copnaf fue separarlos: el chico fue enviado al cuidado de su abuela paterna y la nena quedó a cargo de su madre.
Mientras, el Estado dio contención a los tres ante la certeza de que tanto la mamá, de 11 años, como la abuela del niño en gestación habían resuelto seguir adelante con el embarazo.
Eso dice ahora Fernando Rougier, titular de la delegación Concordia del Copnaf, el primer organismo que empezó a intervenir.
Al momento de cometer el abuso, el adolescente tenía 13 años, por lo que es inimputable.
Según el Código Penal entrerriano, este tipo de delitos son punibles a partir de los 14 años.
Tanto la nena como el bebé, que pesó más de tres kilogramos, se encuentran en buen estado de salud y ya fueron dados de alta.
El caso se hizo público por un entredicho el domingo, en la Guardia del Hospital Delicia Masvernat, de Concordia, adonde la nena llegó, acompañada por su mamá, para dar a luz.
"Se planteó un conflicto. El médico de guardia no quería entregar el bebé a la madre –contó Rougier a El Diario-. Le pareció que no correspondía entregárselo, porque le parecía una aberración que una nena de 11 años haya dado a luz. Frente a esa situación nos llamaron, y acudimos de urgencia al hospital. Le explicamos al médico que tanto la chica como su mamá habían resuelto seguir adelante con su embarazo, y que al bebé debía entregárselo, salvo que hubiera una resolución en contrario de la Justicia, que no la hay".
El entredicho movió a Rougier a hacer público el hecho, en el cual el organismo a su cargo había intervenido cinco meses atrás.
"Cuando recibimos la denuncia de la mamá, el hermano, supuesto padre del bebé, tenía 13 años. Aplicamos el protocolo de abusos, y dimos intervención a la Fiscalía. Y le dimos contención a la familia, y aplicamos una primera medida, que fue separar a los hermanos", apuntó el funcionario.
La nena, no bien supo del embarazo, dejó de ir a la escuela, así que hubo un acuerdo con la directora de modo que un docente fuera y le diera clases en su casa. Además, se les está dando atención psicológica.
"Tanto la nena como la mamá decidieron seguir adelante con el embarazo", apuntó Rougier.
De acuerdo a lo que explicó José Costa, fiscal coordinador de la Unidad Fiscal de Concordia, el caso está en manos del fiscal José Arias, y que en el caso se investiga la participación de un mayor, que habría cometido abusos con la nena.
El dato apareció luego del testimonio que la nena brindó en Cámara Gesell: aludió a una tercera persona, mayor de edad, que la habría manoseado. Y allí también relató que había mantenido relaciones sexuales con su hermano, entonces de 13, y producto de eso era el embarazo en curso.
Claro que ahora la Justicia se encuentra en un brete. ¿Se considera abuso? "No -responde el fiscal Costa-, porque para eso los dos tendrían que ser mayores de 13 años, y al momento que ocurrieron los hechos, la nena tenía 11 y el nene 13".
"Pero además se trata de un menor no punible. Se lo puede juzgar pero no se le puede aplicar ninguna pena, aunque eso lo determinará un juez", agregó.
El juez Penal de Niños y Adolescentes de Paraná, Pablo Barbirotto, entiende que más que el delito en sí lo que hay que observar es lo que ocurre hacia el interior de esa familia para que se den ese tipo de hechos.
Fuente: Noticias Argentinas

Comentarios