Deportes
Domingo 28 de Agosto de 2016

Una gran experiencia

Sanrafaelino. De regreso a casa, José Luis González compartió sus sensaciones de lo que vivió con la selección argentina de voleibol en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Tras su gran participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la selección argentina de voleibol, José Luis González retornó a su tierra para compartir con su gente lo vivido en suelo brasileño.
El elenco nacional conducido por Julio Velasco fue uno de los últimos equipos en llegar a la Villa Olímpica.
“La llegada a la villa fue muy emocionante. Teníamos mucha ansiedad por llegar, queríamos pisarla y ver todo, la verdad fue muy lindo”, sostuvo.  
Además, Pepe comentó: “Es cierto que (los brasileros) llegaron con lo justo, pero todo estuvo en perfectas condiciones. La organización fue fantástica, hay que felicitarlos porque fueron unos juegos excelentes, los primeros en un país de Sudamérica con lo que eso significa para todos nosotros”.
Ceremonia inaugural
El acto de apertura se desarrolló en el estadio Maracaná, un momento muy especial. Al respecto, el opuesto de la selección expresó: “Fue fantástico, en la televisión quizás no se vio pero en la previa entrás por un túnel y ahí el Comité Olímpico Argentino con todos los jugadores pasamos un momento muy eufórico, saltando y cantando. A tal punto que entramos al estadio transpirando, fue espectacular”.
Tras la fiesta llegó el día soñado, el debut de José Luis y de la selección. Fue ante Irán con un triunfo por tres sets a cero. El momento previo fue bastante importante y el sanrafaelino lo vivió de la siguiente manera.
“Yo siempre digo que el que no siente mariposas, ese nerviosismo en el estómago antes de un partido, no está bien. Eso te hace sacar la adrenalina, te hace sentir que querés ganar. Encima en el torneo más importante que puede haber suma un plus”.
Un hecho histórico
Otra de las consultas al jugador del conjunto albiceleste fue sobre en qué momento sintió que estaba en los Juegos Olímpicos y respondió: “La verdad en ningún momento, hasta el día de hoy todavía no me di cuenta. Creo que tampoco tomo parámetros de lo que significa haber competido en un evento de esta magnitud. Uno con los números se da cuenta. Cuatro atletas mendocinos solamente en un Juego Olímpico, es increíble”.
Y añadió: “Si hacés esta otra cuenta es más tremendo aún. Cuatro deportistas de 126 que integraron la delegación argentina. Con esos números uno se va dando cuenta”.
Por último González realizó un balance de su actuación en Río 2016.
“Sé lo que me costó llegar a los Juegos, por eso me propuse disfrutar segundo a segundo y creo que lo hice al ciento por ciento”.
Y agregó: “En lo deportivo quizás  esperaba jugar un poquito menos, pero terminé teniendo bastante participación en el equipo porque mi  rendimiento fue fantástico”.
Contento de haber vivido una experiencia única, José Luis comparte esa alegría con su familia, sus amigos y todos los sanrafaelinos.
Con la simpleza y la humildad de los elegidos, Pepe es un grande dentro y fuera de la cancha.
Con Delpo, Chapu y Manu
Entre las anécdotas que vivió José Luis durante su estadía en Río de Janeiro hay dos situaciones bastante risueñas.
“Antes de jugar el primer partido (ante Djokovic), Del Potro desayunó con nosotros. Luego fue al ascensor donde se quedó encerrado porque se cortó la luz. A la tarde jugó y ganó. Cuando volvió a la villa para cenar nos vio y dijo ‘Mañana de nuevo a desayunar juntos por cábala (risas)”.
Otro día Pepe estuvo junto a dos integrantes de la Generación Dorada del básquetbol argentino: Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni.
“Una tarde estábamos en la habitación de los chicos tomando mate. Los únicos que tomábamos éramos Chapu y yo. Manu que estaba al medio pasaba el mate de un lado para otro. En un momento nos miró y nos dijo: ‘Muchachos, basta de mate, piensen en mi cintura que estoy viejo”.
En la Villa Olímpica, José Luis compartió momentos con atletas de todas las disciplinas deportivas de diversas partes del planeta.
Deportistas con los que generalmente no se roza (por varios motivos) y no tiene acceso en forma permanente.

Diego Figueroa
dfigueroa@diariouno.net.ar

Comentarios