Mundo
Miércoles 18 de Noviembre de 2015

Una píldora protege del VIH en el mundo real

(Reuters Health) - Una píldora diaria para la prevención de la infección con VIH que demostró ser efectiva en ensayos clínicos funciona también en el mundo real, según sugiere un nuevo estudio.
En un estudio sobre una población de clínicas de salud sexual, sólo hubo dos nuevas infecciones con VIH entre los usuarios de la píldora de profilaxis pre exposición (PrEP, por su nombre en inglés), aunque la frecuencia del resto de las infecciones de transmisión sexual (ITS) y las relaciones sexuales sin preservativo se mantuvo elevada.
"Hubo muchos estudios sobre la PrEP, que demostró ser efectiva y segura durante las investigaciones, pero había poca información sobre cómo debería utilizarse en el mundo real", dijo el autor principal, doctor Albert Liu, del Departamento de
Salud Pública de San Francisco.
La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos aprobó en el 2012 el uso de Truvada (de Gilead), que combina dos fármacos (tenofovir y emtricitabina), como PrEP para prevenir las infecciones con VIH, el virus que causa sida.
Los primeros ensayos clínicos le adjudicaron más del 90 por ciento de efectividad en la población homosexual, los hombres bisexuales y las mujeres transgénero que utilizaban el fármaco de manera consistente, según publican los autores en JAMA Internal Medicine.
Resultados recientes de estudios llevados a cabo en Estados Unidos y Gran Bretaña también aportaron resultados alentadores.
El equipo de Liu convocó a 557 homosexuales, hombres bisexuales y mujeres transgénero de dos clínicas especializadas en ITS de San Francisco y Miami, y una clínica de salud de Washington.
Los participantes hicieron el tratamiento con Truvada durante 48 semanas, junto con una prueba de VIH, un control de la salud general y sesiones de consejería. El 79 por ciento finalizó el estudio.
Los autores obtuvieron muestras de sangre de 294 participantes para determinar la frecuencia de uso del tratamiento. El 80-86 por ciento tenía niveles en sangre del fármaco lo suficientemente altos como para asegurar que habían tomado la píldora por lo menos cuatro veces por semana.
A dos participantes se les detectó la infección con VIH; ambos tenían bajos niveles del fármaco en sangre.
"No detectamos infecciones en la cohorte con niveles más altos del medicamento en el organismo", dijo Liu.
Las tasas de infección con VIH superaban el 2 por ciento en la mayoría de las clínicas, pero en el estudio, se mantuvieron por debajo del 0,5 por ciento.
"Los resultados son muy alentadores para el campo de estudio de la PrEP, pero aún queda mucho trabajo por hacer", indicó Liu.
Los autores observaron, por ejemplo, que la población de Miami y los afroamericanos tendían a tener bajos niveles protectores del fármaco en sangre.
En una carta de investigación publicada en la misma revista, otro equipo publica que el conocimiento y el uso de la PrEP en la comunidad afroamericana son bajos.
El equipo del doctor John Schneider, de University of Chicago, entrevistó en el 2013 y el 2014 a 622 jóvenes afroamericanos gays y hombres bisexuales del sur de Chicago.
Indagó el nivel de conocimiento y de uso de la PrEP.
Sólo el 4 por ciento de los que no estaban infectados por el VIH estaba utilizando la PrEP y el 41 por ciento había oído hablar del tratamiento preventivo, mientras que el 12 por ciento conocía a alguien que lo utilizaba.
Schneider consideró crítico que los médicos y las autoridades de salud pública "involucren a esta población especial de acuerdo con su cultura".

FUENTE: JAMA Internal Medicine, online 16 de noviembre del 2015

Comentarios