Florencia Peralta
Lunes 03 de Octubre de 2016

Una sociedad que mata a sus mujeres

Con el tema de los femicidios que golpea a toda la sociedad mendocina, una reflexión al respecto. Una visión particular de un drama muy profundo

En lo que va del año en Mendoza once mujeres han muerto víctimas de la violencia de género. Son once historias truncadas por culpa de una sociedad que no sabe desprenderse de sus vicios machistas y por una falta de educación que a muchos no les deja ver que las personas no tienen dueño, que ellas no son una cosa.

Entre esas once mujeres asesinadas en la provincia había ocho madres. Y entre esas once estaba Florencia Peralta, la joven policía asesinada en San Rafael, caso por el que por ahora permanece detenido su ex pareja.

En lo que va del año, han asesinado a una mujer cada 25 días en Mendoza. Y como ha quedado expuesto en el caso de Ayelén Arroyo (19), la joven que habría sido asesinada por su padre 15 días después de denunciarlo por abuso, la Justicia tampoco parece actuar a tiempo y con las medidas necesarias. Pero... ¿vamos a culpar de todo este drama social a fiscales y jueces? ¿Cuánto más se puede hacer en los cientos de denuncias que se reciben por violencia de género en los juzgados?

Amenazas, insultos, maltratos, golpes, coacciones y otra variedad de delitos conforman el cóctel de estas denuncias. Para la mayoría de estos delitos que no conllevan una prisión efectiva (como las amenazas, lesiones leves, etc), la justicia suele actuar encargando informes (psicológicos, etc) y dictando, en ocasiones, prohibiciones de acercamiento. Prohibiciones que son de casi imposible incumplimiento con los métodos y recursos actuales. ¿Cómo prevenir que un hombre se acerque a su ex pareja, hija o lo que sea? No se puede poner un policía por cada violento ni mandar a vivir a otro lado a los protagonistas. ¿Pulseras electrónicas? Es una posibilidad, aunque exige fondos. Y sabemos cómo estamos en la provincia, ni hablar acá en el Sur, donde aún tenemos un Código Procesal Penal viejo porque no hay plata para aplicar el nuevo.

Una clave en este tema es, otra vez, la educación de base como personas y sociedad. Aprender que nos podemos separar, que no hay que solucionar las cosas a los golpes. Educación, educación, educación, justo el tema más ausente en las últimas campañas políticas.

Comentarios