Política
Martes 02 de Febrero de 2016

Unos quince diputados abandonarían el convulsionado bloque del FpV

Los legisladores, enrolados en los sectores más moderados del partido justicialista, buscarían "un espíritu más peronista". Hay muchas negociaciones en danza.

Un grupo de diputados que está enrolado en la bancada del Frente para la Victoria (FpV) "está evaluando formar un nuevo bloque", que tendrá "un espíritu más peronista" y alineado "específicamente con la tarea" de los gobernadores del Partido Justicialista.

Una importante fuente legislativa confirmó que el futuro bloque estará integrado "por más de 15 legisladores" e incluiría a representantes de "Salta, Jujuy, La Rioja, Buenos Aires, Chaco, Santa Fe, Catamarca y posiblemente Tierra del Fuego".

Hasta el momento las fuentes sólo anticiparon que en el nuevo bloque estarán los diputados que responden al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y los bonaerenses Diego Bossio y Oscar Romero. La diputada kirchnerista Diana Conti trató de bajarle el tono a la discusión y señaló que "no se detectó, más allá de algunos llamaditos de Romero alentando algo, un Romero que no cuenta con el apoyo del movimiento obrero; no detectamos otra cosa".

Conti interpretó que esta versión sobre la división del FpV es "más un deseo macrista" y argumentó que "en política para romper un bloque se tiene que dar una situación como diferencias en una votación".

La definición. Sin embargo, la división del bloque kirchnerista se concretaría mañana miércoles, en coincidencia con la reunión de bloque que el jefe de la bancada del FpV, Héctor Recalde, convocó justamente para evitar la fractura y dar una imagen de unidad.

Lo que se debate en estas horas en el peronismo es si la columna vertebral del Frente para la Victoria, como la principal fuerza opositora, la representa el Partido Justicialista o su postura "más radicalizada" agrupada en La Cámpora, apuntó un operador político bonaerense.

Justamente uno de los protagonista del debate es el gobernador Urtubey, quien ya confesó sus aspiraciones presidencialistas, y que junto a Bossio buscan "renovar" la imagen del PJ porque entienden que el kirchnerismo "ya perdió ante el macrismo".

Desde La Cámpora, que acusa al peronismo tradicional de buscar un acercanmiento con Macri, aclararon: "Queremos ser una oposición constructiva, no generar conflictos".

Un dirigente de la organización que conduce Máximo Kirchner admitió que "la sociedad ya eligió otra forma de hacer política", y reconoció que Urtubey y el resto de los referentes que se sumaron a la propuesta "no tienen regreso para el núcleo duro" del kirchnerismo.

El papel de Gioja. Distintas fuentes coincidieron en que aún está sin definirse la posición que asumirá el sanjuanino José Luis Gioja, un pejotista clásico que fue propuesto para presidir el Partido Justicialista, en una hipotética lista de unidad.

"Gioja está indeciso, por eso no fogonea la división de los bloques legislativos nacionales. Está claro que un peronismo dividido es funcional al macrismo, pero todos juntos con la radicalización de los kirchneristas también perjudica, porque ellos son esa cara a la que el macrismo ya le ganó", reflexionó otro dirigente.

Uno de los legisladores que trabaja en la conformación de la nueva bancada explicó que "aún no tenemos definido el número de diputados" que dejará el FpV, pero aclaró que "la decisión no está condicionada por el número sino a los acuerdos y arrancar con un bloque justicialista".

La discusión por la conformación del nuevo bloque ya había comenzado en diciembre pasado y "esta semana se tomará una definición", agregó el legislador.

"El peronismo no puede ser sólo testimonial. Para defender el territorio ganado tenemos que conjugar el rol de oposición con el de ayudar a la gobernabilidad de las provincias", sostuvo.

Para los diputados, el quiebre se terminó de definir cuando en la conferencia que diputados del kirchnerismo convocaron para pedir la liberación de Milagro Sala, la jefa de la organización Túpac Amaru, "se le dio lugar a Quebracho y a dirigentes como Vilma Ripoll".

"La estrategia no es apuntar al fracaso de Macri sino pensar en medidas superadoras, e instalar una agenda propia al debate que tiene que dar el peronismo", insistió la fuente.

La definición será clave para el presidente Mauricio Macri, quien necesita articular políticas de consenso con la oposición en lo inmediato. Desde el sector más duro del kirchnerismo ya le han transmitido señales de que eso no ocurrirá, al menos por ahora.
Fuente: UNO Santa Fe

Comentarios