San Rafael
Miércoles 21 de Diciembre de 2011

Urbanizarán el barrio El Molino y Pobre Diablo

Se prevé invertir 38 millones de pesos para abrir y mejorar calles, dotar de servicios públicos, construir edificios comunitarios y regularizar la tenencia de los terrenos donde se sitúan las viviendas.

Se dieron los primeros pasos del proyecto para el mejoramiento barrial del conglomerado El Molino-Pobre Diablo, uno de los asentamientos inestables más grandes de la provincia.

Para ello, el lunes a la tarde se desarrolló una audiencia pública con vecinos en la escuela secundaria de El Molino y ayer a la mañana se firmaron los convenios de obras con autoridades municipales y provinciales, y representantes de las empresas de servicios públicos.

La iniciativa se basa fundamentalmente en la urbanización de la zona, dotar de servicios públicos, construcción de edificaciones de uso comunitario y la regularización dominial para que los vecinos puedan ser propietarios de los terrenos donde se asientan sus viviendas, debido a que se trata de terrenos fiscales. Todo con el objetivo de mejorar la calidad de vida de la gente de la zona, calculada en 612 familias en barrio El Molino y más de 180 en Pobre Diablo.

Esto se realizará en el marco de la tercera etapa del Programa de Mejoramiento Barrial (PROMEBA) y para lo cual se invertirán alrededor de $38.000.000, financiado en forma compartida por el Instituto Provincial de la Vivienda, Municipalidad de San Rafael y el gobierno provincial. Actualmente, es el proyecto sobre mejoramiento de villas más grande de la Mendoza.

Alejandra Regolini, ingeniera civil que trabaja para el Promeba 3, en el IPV, indicó que se abrirán unas cuatro calles, incluida la extensión de la traza de avenida El Libertador, y se ensancharán callejones. Las arterias quedarán enripiadas y con una leve pendiente para evitar los anegamientos. Además, se abrirán acequias, se construirán cordones y se hormigonarán veredas.

Este programa, a diferencia de los dos anteriores Promeba, como en el barrio de la Isla del Río Diamante, no incluye construcción de nuevas viviendas, excepto algunas casas para las familias que serán relocalizadas para permitir la apertura de calles y la construcción del salón de usos múltiples y ampliación de la guardería de El Molino.

En Pobre Diablo también se construirá un salón de usos múltiples, un jardín maternal y un playón deportivo, y se mejorarán espacios verdes, obras que apuntan a fortalecer los lazos comunitarios, un aspecto que está incluido en este programa.

En lo que respecta a la parte ambiental y de servicios, Regolini explicó que “en El Molino la red de agua potable se realizará prácticamente nueva, se reemplazará la mayoría de las cañerías y se colocarán medidores de agua a todas las viviendas. Y se hará toda la red de cloacas porque no existe, además se hará un nexo entre Pobre Diablo y El Molino, y de ahí por Vélez Sarsfield hasta el punto de vuelco en Patricias Mendocinas”. Esto último beneficiará a los vecinos de Vélez Sarsfield, ya que podrán conectarse a la red.

También “se mejorará la red de electricidad actual, se hará tendido eléctrico en las calles nuevas, se mejorará el alumbrado público y se colocarán dos subestaciones transformadoras en El Molino. Y también se hará la red de gas natural, que no existe en la zona, y se dejarán colocados los gabinetes. Después los vecinos tienen que hacer la instalación”.

Durante la ejecución de la obra, el programa brindará asesoramiento técnico a los vecinos para que pongan en regla la instalación de gas dentro de las viviendas para que luego puedan conectarse, y algo similar para mejorar la instalación eléctrica hogareña.

En el caso de las cloacas, se llegará hasta una cámara de inspección dentro de los lotes, el Promeba dará los materiales para que conecten el baño con la cámara, la Municipalidad asesorará en la parte técnica y los vecinos se encargarán de la mano de obra.

Comentarios