San Rafael
Domingo 13 de Noviembre de 2016

Valeria salió del infierno de los golpes y el abuso

Sufrió durante años el maltrato físico y psicológico de su ex pareja, que actualmente está detenido. Esperanza. Del círculo vicioso que la enfermó logró salir gracias a la terapia, el amor de sus hijos y la familia

Fueron diecinueve años de amor, alegría, dolor, sufrimiento, abusos, humillaciones y golpes los que tuvo que soportar Valeria Martínez (37), madre de tres hijos junto a su ex pareja que ahora está detenido.

Con apenas 18 años Valeria conoció al futuro padre de sus hijos con quien compartió una relación considerada normal para cualquier adolescente. Algunos enfados, peleas menores e insultos fueron quizás los primeros avisos para una relación que con el tiempo se deterioró y se volvió una verdadera pesadilla.

Ya en el primer embarazo sufrió castigos, desvalorizaciones y algún que otro empujón por parte de su pareja. La muerte de su papá terminó de desencadenar una historia que no concluyó en una tragedia porque la suerte estuvo de su lado.

"Cuando murió mi papá, Duilio empezó a cruzar todos los límites inimaginables, cualquier hecho absurdo era motivo para la humillación y los golpes", dijo en diálogo con UNO San Rafael.

"Ingresé sin darme cuenta en un ciclo vicioso que empezaba con gestos de amor y luego venía la violencia y el arrepentimiento. Entender esta mecánica me llevó muchos años porque consideré que tenía que comprender su fastidio para encontrarle una solución", recordó con la mirada perdida, y agregó que "al principio nunca denuncié nada, creía que podíamos salir adelante pero con el tiempo me di cuenta que necesitaba ayuda para salir de todo esto".

En este círculo cerrado Valeria vivió durante años. Aprendió a maquillar los golpes, a inventar excusas, a pegarse los cortes con la gotita y a humillarse para que el padre de sus hijos no se violentara.

"La gente no entiende lo que se vive, el miedo, la angustia, la manipulación continua. Muchos se alejan porque se cansan de verte así y encima algunos te dicen que te gusta que te peguen. Además tenés que soportar un sinfín de trámites burocráticos para denunciar a los violentos cuando lo que querés es tranquilidad".

El quiebre se produjo en abril de 2015 tras una feroz golpiza en la que sufrió la fractura de una costilla, golpes en la cara, patadas en el cuerpo y abusos. Esa fue la primera gota que terminó de rebalsar el vaso lleno de angustias y dolor. "Decidí no hacer la denuncia pero escribí en mi perfil de Facebook todo lo que viví y las trabas que uno tiene que sortear para radicarla".

El resultado de su escrito en las redes sociales movilizó a muchas personas, entre ellas a las responsables del Área de la Mujer del Municipio que la acompañaron finalmente a radicar la denuncia. "En diez minutos hice todo lo que me hubiera llevado varios días de trámites".

"Necesitamos urgente una Comisaría de la Mujer con personal idóneo que te contenga y te ayude a pasar por todo ese proceso porque en ese momento no te dan ganas de nada ", agregó preocupada por la situación de otras mujeres.

La Justicia dictó la orden de no acercamiento y su ex pareja, con pedido de captura por otro hecho, se fue del país. "Viajó a Ecuador", dijo Valeria, y después de un tiempo la empezó a llamar de nuevo.

"Me convenció, volví a entrar en el círculo vicioso y viajé a buscarlo, no porque que quería estar con él sino para convencerlo de que tenía que cambiar y recuperar a sus hijos". Entonces "me mandé una gran cagada sin darme cuenta".

Todo fue en vano, los dos volvieron a Mendoza. Valeria por esta decisión perdió la custodia de sus hijos, denuncias falsas a la DINAF que según ella "trabajó muy mal el caso porque yo tuve que demostrar que no era violenta y no descuidaba a mis hijos cuando a mi ex pareja no le hicieron nada".

Esto ocurrió entre octubre y noviembre de 2015 y en diciembre volvió la violencia. Es que una noche cuando Valeria descansaba en su casa lejos de los niños, que estaban con su abuela, Duilio se metió en la casa, violó la orden de no acercamiento y la abusó. "Consentí la relación por el miedo que tenía".

El hombre terminó preso y ahora será juzgado. "Se puede salir de todo esto, hay que animarse a denunciar pero la mujer tiene que tener garantías de parte del Estado. Ni siquiera tuve a mano un botón de pánico".

"Soy optimista y de todo lo malo que me tocó vivir algo bueno va a venir, aunque sigo con miedo, la voy a luchar", dijo con una sonrisa.

Mañana comienza el juicio

Valeria Martínez volverá a enfrentar este lunes la peor de sus pesadillas cuando se siente frente a los jueces de la Primera Cámara del Crimen y empiece a relatar su historia junto a su ex pareja Duilio Travé.

Son al menos cinco las causas que tiene el fiscal Norberto Jamsech en su poder contra el hombre. Todas relacionadas con abusos, golpizas, amenazas y violación de la orden de no acercamiento pedida por Valeria.

El acusado está detenido desde diciembre de 2015 y será la primera vez que se cruzará con Valeria después de su encierro. "Tengo temor, estoy alterada porque voy a revivir una historia de la que me quiero despegar de una vez por todas", dijo Valeria con la voz entrecortarda.

Por ahora serán dos días de debate con la citación de varios testigos, que fueron parte de esta historia que pudo ser una tragedia.

Comentarios