Alvear
Martes 22 de Noviembre de 2016

Vendimia Solidaria ayudará a Antonio, el nene con leucemia

Solidaridad. Hasta desde pueblos de La Pampa enviaron ayuda a la familia Zemleduch y al niño con leucemia. El sueño de la casa propia pasó a ser una exigencia médica.Vendimia Solidaria los ayudará. La historia.

La familia Zemleduch carga con una pesada cruz. Hay cinco hermanos que viven con las abuelas desde febrero de este año cuando a Antonio Valentín, el sexto integrante, le descubrieron Leucemia. Los padres, Osvaldo y Alejandra, abandonaron el trabajo (el hacía masajes a domicilio y ella panificados para vender en las casas y ferias) para instalarse con el niño de 4 años en Mendoza durante su internación en el hospital Notti
Pero en ese largo y duro caminar, la gente sacó a relucir lo mejor de si y, casi sin que se lo pidan, salió en ayuda de toda la familia.
"Es impresionante las muestras de cariño de la gente, y todo porque es solidaria, nada más. Hemos recibido colaboración de personas que no conocíamos y en todos lados. Es algo increíble", contó casi entre lágrimas Alejandra Kisluk, mamá de Antonio.
Esa colaboración de la comunidad que los ayuda a subsistir y despierta emoción en la joven madre, tuvo ribetes impensados. El problema familiar también trascendió fronteras y desde localidades pampeanas los llamaron para avisarles que habían reunido dinero para ayudarlos.
En Castex, durante un festival en la plaza por el Día de la Tradición, un vecino colocó una urna y sin más explicaciones que era para ayudar a un niño alvearense con leucemia, la gente colaboró con lo que tenía en el bolsillo. En un rato reunieron más de 1.500 pesos. En Ingeniero Luiggi también realizaron una colecta similar.
"No tengo parientes en La Pampa pero la gente se enteró, no sé cómo, y quiso ayudar. Me llamaron (la jueza de Paz de Castex) para pedirme el número de cuenta para hacer un depósito. Es sólo por solidaridad y la verdad que uno no sabe cómo agradecer tanto cariño", contó Alejandra.
Luchando por una casa (y una buena noticia)
Desde que le descubrieron leucemia a Antonio, todo se hizo cuesta arriba. Los proyectos por los que tanto trabajaron, sufrieron una abrupta paralización, entre ellos la construcción de la casa propia.
"Cada uno trabajábamos y de a poco íbamos haciendo nuestra casa, como podíamos", contó Alejandra.
Sin embargo, con la enfermedad del pequeño, lo que antes era un sueño ahora es una necesidad.
"Hay exigencias que nos hacen, que la casa no tenga paredes de barro como ahora, Antonio necesita una pieza él solo, que tenga el baño adentro, entre otras cosas. Nosotros estamos viviendo en una casa de finca que es vieja, por eso habíamos empezado a hacernos nuestra casita. Pero ya veremos cómo hacemos", agregó la mamá.
Ahora recibieron la novedad de que el programa Vendimia Solidaria los ayudará con este sueño y necesidad de mejorar su casa.
Acortar distancias
Estar a 300 kilómetros de la casa y con los hijos lejos es una de las partes más duras de sobrellevar para los Zemleduch.
"Estás en Mendoza acompañando a Antonio pero pensando en los que se quedaron en Alvear. Cuando viajás para estar con ellos, estás pensando en cómo estará él en el hospital. Es realmente muy difícil esto de estar lejos", dijo Alejandra Kisluk.
Pero así como Antonio Valentín enfrenta cara a cara a la leucemia y las ganas de salir adelante pueden más que cualquier cosa, Alejandra no sólo sigue ese ejemplo, también toma fuerzas para fijarse un objetivo claro: trabajar para acortar las distancias.
"Hay que trabajar para que en San Rafael se pueda realizar el tratamiento. Acá (por Mendoza) hay mucha gente que viaja, de Alvear o San Rafael y sufrimos la distancia. Yo voy a hacer todo lo que pueda para que algún día tengamos un lugar más cerca donde se realice el tratamiento", aseguró.

Comentarios