Economía
Jueves 15 de Septiembre de 2011

Vienen $12 millones para paliar efectos de la sequía

La Nación acompañará en la emergencia agropecuaria. General Alvear y San Rafael están incluidos en la resolución.

Por Cecilia Amadeo
camadeo@diariouno.net.ar

Mendoza recibirá $12.400.000 para paliar parte de los efectos de la sequía que la afecta desde el año pasado. Con unos meses de demora, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca decidió acompañar a la provincia en la emergencia agropecuaria, la cual ya había sido declarada por la gestión de Celso Jaque en diciembre de 2010.

Esa cartera publicó ayer en el Boletín Oficial la Resolución Nº849/11, por la cual se declara en emergencia las explotaciones de ganado mayor (bovinos, caballares) y menor (caprinos, ovinos) ubicadas en las zonas del secano de General Alvear, San Rafael, Malargüe, Santa Rosa, La Paz, Lavalle, Las Heras, Luján, Tunuyán, Tupungato, San Carlos, Rivadavia y San Martín. La medida tiene efecto retroactivo al 1 de enero y se extenderá hasta el 31 de diciembre, mientras se determinó que el 31 de marzo de 2012 será la fecha de finalización del actual ciclo productivo.

“Mendoza tiene habitualmente un promedio de precipitaciones de 280 milímetros, pero las últimas mediciones, como consecuencia del período de sequía y los cambios climáticos que empiezan a hacerse más notorios, hemos llegado a 170. Eso significa que tenemos un problema serio para que prosperen los pastos que tradicionalmente crecen en la zona del secano”, explicó Raúl Millán, Subsecretario de Programación Agroalimentaria y Gestión de Calidad del Ministerio de Producción, despejando así cualquier vinculación de la temática con la crisis hídrica que también afecta a la provincia.

La diferencia entre una y otra es el porcentaje de producción y/o estructura productiva dañados, en este caso, por la falta de lluvias: si es entre el 50% y el 79%, se denomina “emergencia”, mientras que si es de 80% o más se llama “desastre”. Así, por ejemplo, la Zona Norte de San Carlos fue declarada en emergencia, mientras la Sur está en desastre.

La responsable de encuadrar en tal o cual categoría es la Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria, de la cual forma parte la provincia. Ésta se reunió en marzo último pero “más allá de la demora, los efectos de la declaración son retroactivos, al igual que los beneficios. Desde el año pasado estamos distribuyendo pellets de alfalfa a las explotaciones de ganado menor que son las más vulnerables, porque sus productores están en zonas de difícil acceso y porque las especies son más sensibles a la sequía”, advirtió.


Emergencia apícola
La declaración también alcanza a los productores apícolas, puesto que la falta de lluvias hace que no haya suficientes pasturas y, en consecuencia, pocas plantas para que se produzca la polinización.

En este caso, la ayuda consiste en dos kilos de azúcar por colmena para productores de hasta cien colmenas. “Buscamos proteger no sólo la producción sino también la estructura productiva de los pequeños productores”, aclaró Millán.


Beneficios
Para todos los productores que se hayan declarado en emergencia rigen los mismos beneficios que marca la Ley Nº26.509, “que son el acceso a créditos para productores en emergencia agropecuaria, la prórroga en los cumplimientos de pagos de los impuestos nacionales, como Ganacias, IVA y Patrimonio, entre otros. Además, la misma comisión tiene un presupuesto de $600 millones para todo el país que se distribuye en las provincias. Nosotros hemos pedido $2.400.000 para el sector apícola y $10 millones para las explotaciones agropecuarias”, dijo Millán.

El funcionario deslizó, además, que se deberían aprovechar las aguas del sistema Desaguadero-Salado para pasturas bajo riego, “pero entre la sequía y la crisis hídrica, las cosas se complican”, cerró.
 

 

Comentarios