Deportes
Lunes 27 de Julio de 2015

Volvió a la cancha el hincha que agredió a un jugador de Lanús

Matías Fadiga, quien en abril le propinó una trompada en el rostro al mediocampista Matías Fritzler, asistió al partido del Granate frente a Defensa y Justicia.

Matías Fadiga, el hincha de Lanús quien hace un par de meses agredió con una trompada en el rostro al mediocampista "granate" Matías Fritzler, volvió a ir a la cancha y asistió al partido que su equipo disputó frente a Defensa y Justicia, pese a que iba a ser suspendido como socio y fue duramente criticado por las autoridades del club.
Fadiga se ubicó en el mismo lugar que solía ocupar junto a un grupo de allegados antes del ataque a Fritzler, en la platea principal del estadio Néstor Díaz Pérez del Sur del Conurbano bonaerense, justo por encima del acceso desde los vestuarios al campo de juego.
Allí permaneció durante todo el encuentro, aunque a diferencia de aquella noche frente a Argentinos Juniors, no insultó a los jugadores del plantel "granate", pese a la caída de Lanús por 1 a 0 en el último minuto ante Defensa y Justicia, por la decimoctava fecha del campeonato de Primera División.
La agencia Noticias Argentinas intentó comunicarse con el presidente del club, Alejandro Marón, para consultarle sobre la presencia del agresor de Fritzler en la cancha, pero no respondió a los llamados a su teléfono celular ni tampoco los mensajes enviados.
El domingo 5 de abril pasado, luego de insultar al volante "granate" al final del encuentro contra Argentinos, Fadiga, que presuntamente en ese momento tenía vínculos con la Subcomisión del Hincha, se acercó hasta la salida del vestuario local y le aplicó un puñetazo en el rostro a Fritzler, cuando el mediocampista estaba firmando autógrafos a un grupo de niños.
La cobarde agresión se produjo después de que ambos protagonizaran una tensa discusión al término del partido que Lanús había perdido frente al conjunto de La Paternal: uno ubicado en el campo de juego, Fritzler, y otro en la platea central del estadio, Fadiga.
El golpe le produjo a Fritzler un profundo corte en la ceja izquierda que lo dejó sangrando y luego el futbolista dijo que iba a radicar una denuncia contra su agresor, aunque en un principio había descartado esa posibilidad para no perder "tiempo" y "energías".
Inmediatamente después del ataque, Marón anunció que Fadiga iba a ser expulsado del club, tomando así una decisión ejemplar contra el hincha, aunque tres días más tarde dio marcha atrás y señaló que únicamente iba a ser suspendido por dos años como socio de la institución.
Marón, en declaraciones al programa partidario de radio "Magazine Granate", argumentó la decisión diciendo que es el estatuto del club el que establece esa sanción. "Había terminado de dar un par de notas y estaba firmando autógrafos cuando escucho que este muchacho me dice algo y le dije que se vaya al estacionamiento", comentó Fritzler al repasar el momento de la agresión.
"Yo no quería hacer nada porque soy un profesional y en esa zona había chicos, mujeres, familias. Cuando agarro mi valija, hago dos pasos y me sorprende. Me pega y se va corriendo. Entonces me salí de las casillas y lo quise correr, pero me detuvieron familiares y jugadores", agregó el volante.
Apenas meses después de aquel incidente, NA comprobó que Fadiga sigue yendo a la cancha pese a los anuncios de sanción por parte de las autoridades del club. En este sentido, fuentes de los organismos de Seguridad bonaerense confirmaron a la agencia Noticias Argentinas que en ningún momento Lanús solicitó la aplicación del derecho de admisión para el hincha agresor.
Por lo tanto, y como ese sector del estadio es abierto a invitados, Fadiga -en el caso de que efectivamente haya sido suspendido como socio- puede abonar la entrada correspondiente, valuada en más de 300 pesos, y sentarse cómodamente en la platea como si nada hubiera pasado.

Comentarios