Deportes
Lunes 11 de Abril de 2016

Willett se vistió de verde

El inglés se coronó en el Masters de Augusta después de que el defensor del título, Jordan Spieth, desperdició una clara ventaja con un cuádruple bogey en el 12.

El Masters agrandó su leyenda a costa nada menos que del campeón defensor. Jordan Spieth, cuyas tres participaciones en el torneo se resumen ahora en dos segundos puestos y un primero, aspiraba a ganar su segundo saco verde con sólo 22 años y 8 meses, edad con la que superaba al propio Jack Nicklaus para ganar por segunda vez en Augusta National, pero lo pagó con todas las consecuencias. Fue victoria de Danny Willett, el primer inglés en ganar el torneo desde que Nick Faldo lo hizo en 1996 y el primer europeo desde José María Olazábal en 1999.

El drama de Spieth fue en el corazón del Amen Corner, el rincón donde confluyen el green del hoyo 11, el 12 y la salida del 13. Hasta allí llegó entre aplausos tras cuatro birdies consecutivos entre el 6 y el 9 y con cuatro golpes de ventaja sobre Willett, que estaba jugando en forma silenciosa pero impecable.

Un bogey en el hoyo 11 no parecía tan grave, pero en el Golden Bell (el par 3 del hoyo 12 del puente de Ben Hogan) su pelota se fue al agua. Contrariado, fue a la zona de dropeo y desde allí encontró el agua de nuevo. Algo impensable para quien pretendía dos sacos verdes consecutivos.

Allí el Masters cambió radicalmente. Willett, quien en marzo tenía dudas de ir Augusta por el nacimiento de su hija (nació el 29 de marzo) saltó al estrellato. Spieth hizo un intento final pero ese cuádruple bogey (7 golpes) en el 12 lo dejó a cuatro impactos de Willett, quien no tembló viendo la oportunidad sino que la consolidó con un gran tiro en el hoyo 16 y luego resistió con sobriedad la presión de estar a un paso de su primer gran corona. El número 8 del mundo –cuatro títulos profesionales– se anotaba entre los grandes.

El propio Spieth, como campeón del año pasado, vistió entre sonrisas a Willett con el saco verde mientras el célebre Amen Corner acrecentaba su leyenda.

Comentarios