San Rafael
Martes 21 de Julio de 2015

Ya se secó el 5% del arbolado público por la falta de agua

En algunos sectores de la ciudad hay problemas serios con árboles secos que no tienen recuperación.  El Municipio preve modificaciones al riego y construir un sistema tecnificado con pequeñas represas

La crisis hídrica ya dejó secuelas en el agro y en el turismo con la corta del Río Atuel y el Diamante por la falta de agua. Pero no sólo estos sectores están complicados, el arbolado público ha empezado a sentir los coletazos de este fenómeno que preocupa a las autoridades provinciales y municipales. 
Los primeros síntomas, según el titular de Espacios Verdes del Municipio, Juan Gassman, "se han observado en un sector del barrio San Francisco y en el barrio San Rafael".
Es que además de haber cumplido su ciclo de vida, el proceso de secado de estos ejemplares se aceleró como consecuencia de la falta de riego.
"Este es un tema que tenemos que empezar a prestarle atención porque en el mediano plazo, de no modificar el sistema de riego, vamos a empezar a perder el arbolado público", enfatizó el funcionario.
En la ciudad hay plantados 110.000 ejemplares, de los cuales el 5%, según Gassman, "están secos por diversos factores, uno de ellos es la escasez de agua que no permite su regado".
En este marco advirtió que el frentista también puede colaborar para evitar el secado y señaló que "por lo menos cada tres días deberían echarle un balde de agua para mantener vivo el ejemplar". En ese contexto mencionó que "de hacerlo deben respetar los horarios de riego que son a partir de las 22".
La pérdida en los cupos de agua para este fin se ha notado con la falta del líquido por las  acequias que son las que alimentan de agua a muchos de los ejemplares en la ciudad. En este sentido algunos parques, como el  Juan Domingo Perón o el Mariano Moreno, son ejemplos de la crisis. 
Al respecto, Gassman mencionó que "en el parque Perón tuvimos que hacer una perforación para conseguir el agua que se necesita para regar esas hectáreas, pero no es suficiente para mantenerlo".
Lo mismo sucede en otros espacios verdes como en la Plaza Schestakow,  que necesita de un camión regador para alimentarse del agua necesaria para mantener los árboles y el resto de las plantas. 
"Es un trabajo continuo el que se realiza con los camiones, sobre todo en los barrios nuevos que necesitan  de dos pasadas diarias", agregó el director del área.
"Esto recién comienza, si bien en el corto plazo no se van a ver las consecuencias, estimamos que en el mediano y largo plazo vamos a tener serias dificultades para mantener nuestro arbolado; inevitablemente se hace necesario un sistema tecnificado", aseveró.
Operativo
La poda es parte del ciclo que necesitan los forestales, plantas y árboles para crecer y desarrollarse con normalidad. En ese sentido durante el año, se han podado una cifra cercana a los 7000 forestales.
"Es un trabajo sistémico que venimos desarrollando por sector todos los años y que nos permite mantener  las plantas y detectar qué árbol debe ser reemplazado", mencionó el director. 
El último operativo se realizó  en el sector comprendido por la avenida Mariano Moreno, la calle General Paz, Rivadavia y la Universidad Tecnológica Nacional. Allí se desramaron 2.600 árboles, se podaron unos 70 ejemplares y se quitaron 7 que habían cumplido su ciclo.
El próximo paso será en el sector comprendido de oeste a este entre las avenidas Moreno e Iselín y de norte a sur entre las arterias Granaderos y Rivadavia. 
Además de esta tarea, explicó Gassman, "trabajamos en coordinación con el Centro Operativo Estratégico (CEO) para el desrame de los árboles que dificultan la visión de las cámaras de seguridad".
Por Marcelo Schmitt- unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios