San Rafael
Lunes 14 de Diciembre de 2015

Ya son 10 las causas por presunto robo de bebés en los '80

Investigación. Más mujeres abrieron expedientes en la Fiscalía Federal por la presunta sustracción de sus recién nacidos en clínicas locales. Los casos datan de 1975 a 1990.

En la Fiscalía Federal de San Rafael ya se acumulan diez denuncias de mujeres que sospechan que fueron víctimas del robo de sus bebés al nacer en clínicas locales hace tres décadas.
Hace dos meses había sólo cuatro denuncias formalizadas, como informó en exclusiva UNO San Rafael en su edición dominical impresa del 27 de setiembre pasado, pero en las últimas semanas más madres que siempre tuvieron la espina de la duda clavada en el alma se decidieron a llevar sus casos a la Justicia.
Las causas, que se encuentran en secreto de sumario, se abrieron bajo las carátulas de supresión y sustitución de identidad de menores y falsificación de documento público.
Lo primero se considera un “delito continuado”, ya que mientras la persona robada o apropiada ilegalmente no se entere de su situación, no comienza a correr el plazo de prescripción, por lo se puede investigar y condenar a los responsables, en caso de hallarlos.
Los casos datan de un período que va de 1975 a 1990, tienen similitudes entre sí pero no están relacionados con la última dictadura militar.
A las madres les dijeron que los bebés habían muerto al nacer o a los días, y a la mayoría les negaron ver los cuerpitos, entre otras irregularidades que motivaron las dudas que atormentaron a estas mujeres en todos estos años.
La mayoría de los partos se dieron en la desaparecida clínica San Roque y algunos en la clínica Central y gran parte de los bebés fueron trasladados al hospital Schestakow porque supuestamente los recién nacidos tenían algún problema de salud y en ese momento era el único centro médico local con área de Neonatología.
Lamentablemente no se pudieron encontrar registros médicos de esas clínicas que han cerrado (San Roque luego reabrió como clínica Ciudad destinada a los jubilados del Pami), según lo determinado por la Fiscalía Federal a cargo de Pablo Garciarena.
También se perdieron documentación de esos años en el Schestakow por una inundación que sufrió el hospital en el área de archivo.
Sólo se logró conseguir el libro de ingresos a Neonatología del período investigado, que está en estudio para determinar qué información puede ser útil para esas causas.
Muchas de las denunciantes vivieron con la duda todo este tiempo y este año se dieron cuenta que había otras como ellas, se agruparon y se sumaron a una movida provincial “Nacidos, robados y vendidos” que impulsa la creación de un banco de datos genéticos en Mendoza que ayude en la recuperación de los hijos perdidos, similar al que ha permitido recuperar la identidad a 119 nietos de Abuelas de Plaza de Mayo.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios