Pehuenche
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Macri, entre baile y vecinos al extremo sur de Malargüe

Todos los detalles de una visita fugaz pero con mucho simbolismo en un paraje que nunca había sido visitado por un presidente. Inauguró la fibra óptima que permitirá tener un servicio de banda ancha a ese lugar alejado y que es la puerta al Paso Pehuenche.

Fue una visita fugaz pero muy amena la que el presidente Mauricio Macri hizo en la pequeña localidad de Bardas Blancas, donde bailó con alumnos y se sentó alrededor de algunos vecinos mientras dio su breve discurso.

El día estuvo como estaba anunciado: frío, con lloviznas e incluso una sorpresa, la niebla, que en muchas zonas del sur malargüino complicó la visión e incluso la llegada de los helicópteros con los funcionarios.

La presencia del presidente, en compañía del gobernador Alfredo Cornejo y el intendente Jorge Vergara Martínez duró media hora pero fue fructífera para el mandatario, que llegó hasta allí para inaugurar la red de fibra óptica que permitirá a los habitantes conectarse a internet.

Unas 300 personas, entre ellas medio centenar de los residentes en esta localidad, le dieron la bienvenida y al grito de "sí se puede" y agitando globos y banderas celestes y blancas, decoraron la llegada de Macri a este pueblo dedicado en parte a la actividad caprina y ubicado 60 kilómetros al sur de Malargüe, a la vera de un precario tramo de la ruta 40.

Aunque la prensa estuvo encerrada en un corralito y no pudo presenciar la primera actividad en Bardas Blancas, Macri se animó incluso a bailar una cueca con alumnos y personal docente de la escuela albergue Peregrina Cantos, donde asisten mayormente hijos de puesteros (se dedican a la cría de chivos) que recorren kilómetros para llegar allí.

Tras ese breve momento de dispersión, Macri enfiló junto a Cornejo hacia una escena previamente preparada: unas 50 sillas ubicadas en semicírculo y en las cuales se sentaron vecinos de la zona. Al medio se ubicó el presidente.

"La forma de combatir la pobreza es con obras como esta y creando trabajo", fue lo primero que dijo a la gente presente el presidente. Indudablemente, en un día donde se conoció que el último índice inflacionario a nivel nacional fue del 2,6%, la pobreza estaba presente en su cabeza, ya que tuvo una frase particular: "Todas las noches me voy a dormir pensando en la gente que todavía espera que lleguemos con una solución distinta".

Acto seguido, a modo de esperanza, dijo que las cosas que se construyen bien llevan su tiempo en concretarse. Aprovechando que antes de llegar a Bardas Blancas pasó por la antena espacial que la Agencia Espacial Europea tiene en el sur de Malargüe y que sirve de apoyo para misiones al espacio, hizo una mención a lo curioso de una situación.

"A poca distancia de acá hay una antena que sirve para dialogar con las misiones que van a Marte y ustedes (por los vecinos) que estaban acá no podían dialogar con nadie, ahora la enfermera va poder hacer consultas por telemedicina con el Garrahan; son 1300 localidades en el país que tendrán fibra óptica".

"Es la primera vez que un presidente llega al extremo sur provincial", subrayó Cornejo mientras recorría junto a la comitiva la escuela Peregrina Cantos. Además Cornejo y Macri le dieron un reconocimiento a los jubilados Alfonso Ávila y Cristóbal Moyano quienes recibieron la reparación histórica de la ANSES.

Cornejo se refirió a la obra y dijo que "en menos de un año el tendido de fibra óptica, de 132 kilómetros, logró conectar las localidades de Ranquil Norte y Bardas Blancas en Malargüe. Las excavaciones de la obra comenzaron en septiembre del 2016".

Un intendente emocionado

Aunque no pudo ir hasta el lugar en el helicóptero en que llegaron Macri y Cornejo, el anfitrión Jorge Vergara Martínez llegó hasta Bardas Blancas y brindó un discurso sincero y emotivo.

El intendente resaltó la decisión de Macri de ir hasta donde ningún presidente llegó antes, un pequeño pueblo de campo del sur de Malargüe. "Es una decisión tan hermosa esta de reconocer a los grandes hombres que hacen la soberanía de este pueblo y sufren las inclemencias del tiempo y del traslado de sus animales, pese a lo que nunca son reconocidos, le agradezco por ser el primer presidente que vino al campo de Malargüe y que no vino en campaña sino a reconocer este pueblo que ha trabajado mucho por la Patria", soltó ya emocionado.

Vergara se hizo tiempo para pedirles a Macri y Cornejo "viviendas y trabajo" para esta gente. "El pueblo está al lado suyo para que hagamos esta patria nuevamente", concluyó.

Apostillas

Gris y frío. El tiempo en esta localidad a la que se llega luego de cruzar la Cuesta del Chihuido y que está al pie de la ruta 145 que lleva a Chile por Pehuenche estuvo frío, lluvioso y con neblina.

Recelos para evitar escraches. Se los notó muy ansiosos y celosos en evitar algún problema como escraches o situaciones similares a la gente de presidencia. Un ejemplo de ello: desde Arsat no quisieron brindar señal de internet a los medios para transmitir en directo porque la señal oficial iría en diferido. Cabe aclarar que a Bardas Blancas no llega la señal de datos.

Un final veloz. Apenas media hora duró el acto y al concluir Macri y Cornejo corrieron raudamente para subirse a un vehículo que los llevó hasta el helicóptero en el que fueron al aeropuerto de Malargüe, para luego seguir rumbo a Lavalle.

Deco PRO: Globos albicelestes y banderas argentinas fueron los elementos provistos a los asistentes al acto.

La "cuenca" para bailar. Antes de iniciar el acto la locutora de protocolo animó a la gente a pedir temas para bailar. Alguien dijo una "cueca" y la locutora repitió "por allí piden una cuenca".

Comentarios