Rusia 2018
Domingo 01 de Julio de 2018

¡17 horas en tren! Hasta el viaje más triste tuvo lo suyo

Lucio Ortiz, enviado especial de Ovación a Rusia, viajó muchísimas horas para retornar de Kazán a Moscú. Con quién se encontró, que comieron y cómo lo vivieron los argentinos.

Se puede dormir plácidamente porque los movimientos leves que se sienten por momentos arriba del tren son como una mecedora. Como si una abuela estuviera tratando de ponerle paz para que el bebé se duerma.


Los trenes de Rusia de larga distancia, con sus cómodos camarotes tienen su propio compás para una buena dormida. Claro, le tocó a este enviado especial, la aventura del tren lechero y en lugar de las 11 horas de ida, la vuelta de Kazán a Moscú, tardó 17 con salida a las 4.30 y llegada a la capital rusa a las 21.30, en horario.

tren lucio (3).jpeg
tren lucio (4).jpeg
tren lucio (1).jpeg


Compartimos con varios colegas y en el camarote uno de los tres que acompañaron fue el periodista Daniel Arcucci. El mismo que escribió "Mi Mundial, mi verdad, así ganamos la Copa" con los relatos e historias de Diego Maradona. El columnista que trabajó en El Gráfico y en diario La Nación que ahora es uno de los panelista de "90 minutos", el programa de la cadena de TV por cable, Fox Sports, al mediodía.


Contó que tiene "una gran amistad con Diego, mirá, me acaba de mandar un mensaje de voz de 8 minutos sobre la Selección y el partido con Francia".


También contó "lo bueno que es trabajar con Oscar Ruggeri, es auténtico y sabe mucho. Nosotros no hacemos un programa guionado, sacamos un tema y lo vamos desarrollando".


El hombre, con su sencillez, pidió nuestra opinión de temas relacionados al Mundial y sacamos a relucir anécdotas y peripecias de los viajes en tren y de la vida en Rusia.


En el coche restaurant o bar coincidimos con simpatizantes argentinos hablando a los gritos, y contando los pasos a seguir: "Yo me voy dentro de dos días a Praga"; otro decía: "No conozco ni Italia ni España, me voy 10 días". Otros dos, un poco amargados, decían: "Perdimos el avión a Amsterdan, no sabemos qué hacer".


En esos momentos terminó en empate 1 a 1, el partido entre Rusia y comenzaron los penales. Cada gol de los rusos era festejado por los argentinos que tenían buena conexión de wifi y las camareras rusas no entendían mucho de qué se trataba. Hasta que ganó Rusia y cantaron los argentinos, 6 rusos que iban en el vagón y tres franceses. Esa conjunción de nacionalidades se da en un Mundial. Después continuaron comiendo sanguches de salmón, sopas de pollo y verduras, salchichas con papas y otras de las comidas que ofrece el menú de los trenes.

Embed


La diversión en este viaje de vuelta sirvió para apaciguar la derrota argentina frente a Francia. Luego el viaje será a Nizhni Novgorod para ver los cuartos de final entre Uruguay y Francia. ¿Hubiese sido el clásico del Río de la Plata?. No pudo ser. Pero el viaje fue largo e interesante.


Seguí el Mundial por nuestras redes:

Facebook: @diariouno

Instagram: Lucio Ortiz @lucioalcidesortiz y Ovación online @ovaciondiariouno

Twitter: @ovacion