Deportes
Viernes 12 de Enero de 2018

Alerta naranja en la Selección de vóleibol: "No cumplieron con lo pactado"

Los jugadores, por intermedio de su capitán Luciano De Cecco, dieron a conocer los inconvenientes que tienen con la Federación. Tuvieron una respuesta.

La Federación del Voleibol Argentino informa que, luego de carta abierta firmada por el armador de la Selección Masculina Luciano De Cecco, se comunicó con el capitán del equipo nacional con la intención de clarificar cada una de las situaciones expuestas en la misiva.

El Tesorero FeVA Juan Galeote charló con De Cecco y le manifestó la clara intención de establecer líneas de comunicación más fluidas entre el plantel y la dirigencia. Ambas partes coincidieron en la vital importancia de impulsar vínculos más firmes en el intercambio de realidades y necesidades.

La próxima semana De Cecco y Galeote se pondrán en contacto nuevamente para encarar la solución de todas las cuestiones, tal el espíritu de la institución en el objetivo de desarrollar nuestro deporte.

La dinámica y el ritmo de la gestión de la FeVA en los últimos tiempos, abocada a la construcción de un nuevo esquema de financiamiento más sólido y confiable en tiempos de profundos cambios estructurales, pudo haber provocado distorsión en la necesaria comunicación directa en cada área institucional y deportiva, descartando de plano segundas intenciones que puedan dañar la relación y la armonía del trabajo conjunto.

El voley argentino tiene un gran equipo dentro y fuera de la cancha y trabajará siempre para no perder ese espíritu tan necesario para el crecimiento.


La carta abierta de la Selección Argentina de vóleibol que publicó Luciano De Cecco

Este comunicado tiene por finalidad aportarle claridad a lo referido hace unos días en algunos medios de comunicación en relación a la deuda que la FeVA mantiene con el plantel nacional. Como capitán voy a hablar en nombre de todo el plantel con el fin de mejorar ciertas cuestiones que son necesarias para nuestro deporte en este segundo año del ciclo olímpico además de ser un año mundialista.

Quiero ir por partes con respecto a lo publicado en los medios nacionales en estos últimos días. Nosotros, los jugadores, le pedimos a la FeVA a través del manager general, Osvaldo Celia, la posibilidad de dividir los premios de la Liga Mundial en dos veces. Esto fue solicitado ya que nosotros facturamos los premios y facilitamos a los jugadores que no están en el país para dejar en algún familiar o conocido la potestad de poder cobrar los cheques pertinentes.

Por falta de claridad, o mejor dicho comunicación, no se cumplió con lo pactado. Nadie nos informó los motivos por los cuáles se cambiaron las fechas de pago cuando, en teoría, estaba todo claro y ordenado para todas las partes. Nadie nos comunicó el cambio en forma oficial y, por medio de algunos jugadores del plantel que están en el país, se intercambiaron algunos mensajes para poder corroborar el estado de los pagos.

Nosotros creemos que es el momento para establecer junto con la FeVA unas bases claras y sólidas sobre lo que debe y no suceder desde este 2018, justo antes de iniciar este año mundialista y segundo del ciclo olímpico. Nosotros lo único que hicimos estos años fue sólo pensar a jugar al voley cuando atrás nuestro pasaba un mundo de cosas que deberían ser mejoradas o cambiadas.

Con parte de los premios, el plantel pagó un alto porcentaje del total que la FeVA gastó para viajar en la edición 2017 de la Liga Mundial, a raíz de un cambio de condiciones que estableció la FIVB a partir del año pasado. Quiero dejar constancia que no viajamos en primera clase como otras selecciones y tampoco dispusimos de vuelos directos o buenas conexiones. Esta situación fue informada recién a la hora de dividir los premios por jugador y con la competencia ya comenzada.

Durante muchos años tuvimos entre los transfers más caros del mundo, por el cual muchos jugadores cobraban menos y se les descontaba del total del contrato. Y hasta muchos lo perdían a dicho contrato por no poder pagar la suma convenida. Mediante una gestión de los jugadores con la FeVA, el año pasado se decidió bajar de 7.500 a 1.500 dólares. Vale aclarar que de los 7500 dólares, por regla, la mitad le quedaba al jugador pero los clubes casi ninguno pagaba esa suma, solamente llegaban a pagar la mitad o el jugador ponía el resto de su propio bolsillo para completar los 3500, por lo cual nadie llegaba a llevarse esta mitad correspondiente.

Los jugadores nunca tuvimos una reunión con el presidente. Solamente con un compañero nos juntamos y nos fue comunicado que todos los problemas o inquietudes las debíamos tratar con el manager Osvaldo Celia y esa fue la única conversación que mantuvimos en los últimos años.

Toda esta situación no es por plata. Nosotros no reclamamos eso, sino que pedimos respeto por todo lo que cada uno de nosotros hace y deja de hacer para representar al país, por ponerse la celeste y blanca e intentar llevarla lo más alto posible. Lo único que hicimos estos años fue pensar al voley argentino y lo vamos a seguir haciendo. Solo pedimos claridad, transparencia y comunicación antes de empezar y tener en claro las condiciones antes de iniciar este año tan importante para nuestra selección. Que quede claro que lo único que queremos es siempre mejorar no sólo por nosotros sino también por los que vendrán después que nosotros.

Luciano De Cecco, en nombre de la selección mayor de voley