Deportes
Viernes 25 de Mayo de 2018

Argentina participará con 535 atletas en los Juegos Odesur de Bolivia

La delegación nacional viajó a Cochabamba, donde competirá en 35 deportes y 362 pruebas. Dieciséis de estos deportes repartirán plazas para los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Argentina, con la delegación más numerosa de 535 atletas y el saltador santafesino Germán Chiaraviglio como abanderado, participará desde este sábado en la undécima edición de los Juegos Odesur de la ciudad boliviana de Cochabamba.

Durante 14 días, un total de 4.031 atletas de Argentina, Aruba, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Panamá, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela participarán en 35 deportes.
Argentina viajó a Cochabamba con 535 atletas, que competirán en 35 deportes y 362 pruebas. Dieciséis de estos deportes repartirán plazas para los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

Los deportes serán atletismo, básquet, bowling, boxeo, bádminton, canotaje, ciclismo, equitación, esgrima, esquí náutico, fútbol, gimnasia, golf, handball, hockey sobre césped, judo, karate, levantamiento de pesas, lucha, natación, patinaje, pelota vasca, pentatlón moderno, remo, rugby, ráquetbol, squash, taekwondo, tenis, tenis de mesa, tiro con arco, tiro deportivo, triatlón, vela y vóleibol.

odesur.jpg


La inauguración de los Juegos se llevarán a cabo este sábado por la noche en el estadio Félix Capriles de Cochabamba, remodelado para la ocasión, con la presencia del presidente de Bolivia, Evo Morales.

También confirmaron asistencia el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, y el mandatario electo de ese país, Mario Abdo Benítez. Asunción, la capital paraguaya, será la sede de la próxima edición de estos Juegos en 2022.

Los Juegos Suramericanos se celebran en Bolivia por segunda vez, ya que la primera edición se realizó en 1978 en La Paz. La sede principal de los Odesur 2018 será la ciudad de Cochabamba y contará -como subsedes- con catorce municipios del departamento homónimo, además de la ciudad de La Paz.

Chiaraviglio, abanderado argentino, aseguró que es "un orgullo enorme poder representar a mi país, sobre todo sabiendo la cantidad y calidad de deportistas que estarán. La verdad es que no me esperaba ser abanderado, me tomó de sorpresa y para nada era mi objetivo".

El santafesino de 31 años, que competirá por tercera vez de los Odesur (en Buenos Aires 2006 fue medalla de oro y en Santiago 2014 se colgó la de plata), añadió que "seguramente tuvo que ver mi trayectoria, el haber participado en tantos torneos sudamericanos, panamericanos y olímpicos, y posiblemente se haya tenido en cuenta cómo recuperé mi nivel después de los problemas, de que muchos no pensaran que podía volver a ser".

Del espectáculo inaugural, que durará dos horas, formarán parte unas 8.000 personas que pondrán en escena una decena de escenografías de la diversidad cultural del país anfitrión y se encenderá el pebetero que fue encendido el 7 de mayo en Tiahuanaco, antigua capital de una cultura preincaica, y recorrió el país.

Bolivia tuvo que apurar en los últimos meses para concretar las obras de acondicionamiento, mantenimiento y equipamiento de infraestructuras ya existentes y nuevas construcciones para las competencias, algo que preocupó en más de una ocasión a la Organización Deportiva Suramericana (Odesur).

La principal obra es la Villa Suramericana, que recibirá a los deportistas en los 672 departamentos distribuidos en 14 edificios de 12 pisos, y que está ubicada en siete hectáreas a las afueras de Cochabamba.

Una vez concluidos los Juegos, los bloques pasarán a un programa estatal de viviendas sociales y el hotel (para árbitros y dirigentes) y los escenarios deportivos se convertirán en un centro de alto rendimiento para deportistas bolivianos.