AFA
Domingo 22 de Abril de 2018

Chiqui Tapia: "Quiero que el Mundial de Rusia empiece ya"

El presidente de la AFA con Ovación en Ezeiza. Messi, Sampaoli, la lista de 23 para Rusia y el año de gestión.

¿Qué balance hace de su primer año de gestión como presidente de la AFA?

Fue un año positivo. Hicimos y resolvimos un montón de cuestiones que quizás ahora no se valoran por la cercanía del Mundial y todos estamos pendientes de eso, pero lo más importante fue resolver la cuestión política en la AFA. Hace un año y medio no había autoridades elegidas democráticamente y hoy la AFA está legitimada por el voto directo de los dirigentes de los clubes. Además estamos funcionando con todos los organismos conformados y reglamentados. Me refiero al tribunal de disciplina y al de ética. En ese sentido tenemos una presencia renovada en cada uno de los estamentos y con jueces prestigiosos en cada organismo. Esta normalización en todos los sectores hizo que el desarrollo de la AFA esté en pleno crecimiento.

¿Se puede decir que la casa está en orden en la previa de un torneo tan trascendente como un Mundial?

Totalmente. Ahora hay una AFA muy profesional y estabilizada para que la selección sólo se preocupe por jugar y hacer un gran Mundial. Un ejemplo: hoy tenemos un departamento de marketing que está a la altura de una selección que tiene al mejor como es Messi. Otro logro que valoro es que pudimos abrirle las puertas a mucha gente para que pueda participar y que sepa cuál es la vida de la AFA. Hay un trabajo mancomunado de nuestra gestión, con la apertura de páginas web y el departamento de prensa. Hace un año y medio nada de esto existía, todo era desorden.

¿Siempre confió en que si ganaba las elecciones podía cambiarlo en poco tiempo?

Siempre estuve confiado porque conozco cada rincón de la AFA. Hice carrera en esta asociación. Sabía que tenía la llave para mejorarla, pero que necesitaba la ayuda de toda la dirigencia del fútbol argentino. Sabía que me iban a acompañar. No es fácil mover estructuras de la AFA, pero lo hicimos y ahora vemos esos frutos. Más allá del fútbol y la selección, que es lo que mueve la pasión de los argentinos, también me eligieron para ordenar las cosas que estaban desordenadas y sentar las bases de una AFA en progreso.

¿Le molesta que digan que nada cambió en la AFA?

No me molesta porque no es así. Y lo puedo demostrar con hechos y cosas que están a la vista. La cuestión edilicia era todo un desafío porque la AFA hacía mucho tiempo que no se renovaba en ese aspecto y hoy estamos construyendo más oficinas en la calle Viamonte, trabajando en nuevas salas para la prensa y para las diferentes comisiones juveniles. En el predio de Ezeiza iniciamos un proceso de reacondicionamiento de las habitaciones en las que estarán concentrados los jugadores durante la preparación para el Mundial, con nuevos estacionamientos y un comedor para que todos se sientan como si estuvieran en su casa. La idea es que la gente vea que la AFA está a la altura de la jerarquía de nuestro fútbol y de una selección que tiene al mejor jugador del mundo.

Históricamente se dijo que la AFA era una institución rica con clubes pobres o endeudados. ¿Esa ecuación se fue equilibrando?

El mensaje que bajamos nosotros es el de una AFA ordenada con clubes ordenados. Todavía falta, pero generamos ingresos para lograr que la AFA sea una institución altamente redituable. No hay que olvidarse de dónde veníamos. De no pagar los sueldos a los empleados o de deberles entre 7 y 8 meses de horas extras. Hoy todos los trabajadores de la AFA cobran su salario en tiempo. También empezamos a cobrar a través del plan de saneamiento las deudas que tenían las instituciones con la AFA, pudimos darle un marco de previsibilidad a un torneo respetando días y fechas cuando hacía más de tres años que eso no pasaba. Antes se demoraba el inicio de un campeonato porque los clubes tenían deudas con sus planteles, a excepción de algunos clubes que tuvieron dificultades para ponerse al día. Recién cuando lo hicieron arrancamos el torneo. Por eso los clubes están al día con sus planteles. No era sencillo lograr eso. Tampoco era fácil hacer que se respetara un fixture en el fútbol argentino con cuatro competencias en disputa: la Copa Argentina, Sudamericana, Libertadores y torneo local. Entre todos logramos que los clubes tengan un calendario que se respete. Ahora el desafío es hacer un torneo más atractivo que el actual. Ya nadie puede decir que hay proyectos de emergencia para encarar las competencias deportivas. Antes se armaban cuerpos técnicos de apuro y no había sentido de la planificación hasta en el fútbol femenino, el futsal y las divisiones menores.

¿Le preocupa todo lo que genera cada designación de un árbitro y la dimensión mediática que toman los errores que cometen?

No, porque eso forma parte del juego. Como dije antes, la AFA está abierta para todos. Los árbitros están siendo monitoreados por gente capacitada como Horacio Elizondo, quien es el director general del arbitraje, y otros ex jueces que lo acompañan. Ellos también se encontraron con una AFA que ahora les da participación y los capacita permanentemente. Antes de asumir, nuestra institución no estaba preparada estructuralmente y ediliciamente para recibir la preparación de los árbitros. Ahora los árbitros entrenan en el predio y buscamos que con trabajo y capacitación podamos tener una renovación idónea en el plano arbitral. Hay un laburo a conciencia y de base que con los años darán sus frutos, por más que ahora no se observe eso porque hay árbitros que aún dirigen y vienen de otra gestión. Soy un convencido de que los cambios, para ser beneficiosos, siempre deben darse paulatinamente.

¿Lo toma como un logro de su gestión que la selección haya clasificado, aunque sea angustiosamente al Mundial 2018?

Seguro. Cuando nosotros asumimos la selección estaba en zona de repechaje y con un cuerpo técnico que no había sido elegido por los dirigentes del fútbol argentino.

Por eso tomaron la decisión de rescindirle el contrato a Bauza y confiar en Sampaoli.

Fue difícil la decisión. Pero lo hicimos convencidos de que Sampaoli es el técnico indicado para encarar nuestro proyecto. No fue una decisión sólo deportiva. También fue económica. La comisión normalizadora le adeudaba los sueldos al cuerpo técnico de Martino, había que pagarle la rescisión del contrato que tenía vigente Bauza y además abonar la cláusula de salida de Sampaoli, quien estaba en Sevilla. Era un desafío fuerte en lo económico, pero había que asumirlo. Hoy estamos al día, le pagamos al cuerpo técnico de Bauza y también afrontamos el juicio del cuerpo técnico de Martino. Además teníamos a Messi suspendido. Un escenario desfavorable por donde se mire. Se logró levantar la sanción de Fifa, que venía para que Messi no estuviera en gran parte de las eliminatorias, gracias a la gestión que hicimos. Al final lo tuvimos a Leo y logramos clasificar contra Ecuador en Quito.

¿Pensó que Argentina se quedaba afuera del Mundial cuando Ecuador se puso 1 a 0 a los 40 segundos?

No, siempre confié aunque lo sufrí. Tenemos un grupo muy fuerte en ese aspecto y además aquella noche en Quito, Leo jugó uno de los mejores partidos en la selección.

¿A partir de la clasificación al Mundial empezó a reconocerse más su gestión?

Totalmente. Porque si nos quedábamos afuera del Mundial, nada de lo que hiciera después iba a alcanzar. La clasificación fue un alivio para todos y más para mí. No es lo mismo negociar la marca de la selección argentina estando en el Mundial que quedando afuera. Con Argentina en el Mundial pudimos sentarnos a negociar con los sponsors y con aquellas empresas que tenían vínculos contractuales con nosotros para hacerles entender que la AFA ya no era más un enfermo terminal. Las gestiones anteriores estaban acostumbradas a pedir recursos por adelantado y con esta gestión empezamos a cambiar esos contratos y a renegociar una herencia recibida brava. La comisión normalizadora había pedido como adelanto 5 millones de euros, lo que en su momento pidió Luis Segura sobre los derechos de la televisación de la selección, que eran 19 millones de dólares. Sumado a las otras deudas que nos habían dejado, a los clubes del fútbol argentino sólo se les debía casi 100 millones de pesos en conceptos por competencias sudamericanas. A River sólo se le adeudaban 19 millones de pesos, más otros deudores como organismos que se habían contratado con acreencias importantes, pero logramos sanear todo. También asumimos los compromisos con amistosos firmados desde ahora hasta cuatro años más. Siempre buscamos respetar los acuerdos firmados pese a que en muchos casos no eran beneficiosos para la AFA, pero siempre supimos que íbamos por el buen camino.

¿Se siente cómodo siendo el presidente de la AFA?

Me siento cómodo y bien, aunque sé que es difícil estar en el lugar que ocupo. Soy el máximo responsable de lo bueno y malo que pase en AFA.

¿Cuál fue el momento en el que sufrió en este año y medio?

Y cuando la gente me miraba y me preguntaba si íbamos a clasificar al Mundial tras empatar contra Perú en la Bombonera. Eso sí fue bravo. Pero después tenés la satisfacción de haber logrado el objetivo. El fútbol es así. Cuando te va mal el culpable soy yo y cuando te va bien los responsables son los otros. Está bien que así sea. Sé que hay muchas cosas por mejorar, que con la profesionalización y los cambios que hicimos todavía no alcanza. Lo único que me dará el reconocimiento como presidente de la AFA es la gestión. Me siento capacitado porque tengo claro cuáles son los valores de vida para lograrlo. Soy de los que cree que el tiempo siempre pone las cosas en su lugar. Mientras tanto cumplo con lo que prometí en el momento de asumir. Con una AFA que le abrió las puertas a mucha gente, por ejemplo a ex campeones del mundo que hoy tienen otra participación y otra cabida en la AFA. Vienen al predio, los veo disfrutar, acompañan al plantel ya sea en el exterior o en los partidos que se juegan en el país. Se sienten reconocidos como corresponde por todo lo que lograron vistiendo la camiseta de la selección argentina. Van al edificio de la AFA y se sienten participativos. Convocamos a Menotti, un tipo que debe ser una fuente de consulta. Ellos notan el reconocimiento y cada vez que van al predio o a la sede observan que hay algo nuevo o se intenta mejorar las cosas. Ellos nos hicieron parte a nosotros cuando ganaron el título del mundo y ahora es al revés, ellos se sienten parte de todo lo que hacemos. Cada estrella que hay en la camiseta de la selección es por ellos y nuestra obligación era pagarles esa deuda, que ellos se sientan parte de todo. Todo eso lo hemos logrado en mi gestión. No quiero reconocer a los ídolos cuando no están. El desafío es aprovechar que los tenemos cuando están. Ese es el mejor homenaje. Hace unos días estuvimos en Santiago del Estero con los campeones del 86 y no sabés cómo disfrutaban del cariño de la gente.

¿Lo sorprendió algo de todo lo que pasó desde que es presidente de la AFA?

No, nada. Yo soy un hombre de gestión, conozco a la AFA desde todos los lugares, teniendo o no opinión. Cuando no era presidente viajaba a las distintas competencias o giras con el actual plantel de la selección, conozco a este grupo de jugadores y todos son pibes maravillosos. Eso me permitió tener la gran relación que tengo con estos jugadores. Siempre les voy a estar agradecido porque en el peor momento de la AFA nunca se metieron en cuestiones internas, vinieron a ponerle el pecho a la situación y se la jugaron por los colores de su país en un momento en que la AFA estaba acéfala. En la Copa América Centenario llegamos a la final, la perdimos por penales y la AFA era un desorden total. En ese momento habían renunciado todos los miembros y hasta se decía que la selección no iba a participar de esa competencia. Sin embargo, ellos jugaron igual y demostraron todo lo que quieren a la selección. Yo igual puse la cara y salimos de una situación que era complicada. Los jugadores vieron cómo me preocupaba por ellos y yo vi cómo sufrieron por haber perdido otra final. Este grupo de jugadores disputó tres finales, entre ellas una del mundo, y durante mucho tiempo Argentina fue la selección número uno en el ránking de Fifa. Eso no debe olvidarse cuando se critica a este plantel de futbolistas. En la mala siempre estuvo.

¿Cómo es su relación con Messi?

Leo es un pibe genial. Es simplemente el mejor y lo tenemos que disfrutar. Es un plus que tenemos cuando salimos a la cancha y ojalá podamos levantar la Copa en Rusia. Es recíproca la relación con él y los integrantes de este plantel. Les valoro que hayan estado en el peor momento de la AFA y ellos también valoran que estuve cerca. Tenemos que seguir afianzando esta relación y siempre voy a tener claro que los jugadores son los verdaderos embajadores del fútbol argentino en el mundo. Soy un agradecido que nos representen como lo hacen.

A menos de dos meses del Mundial, ¿está ansioso, tranquilo, confiado o preocupado?

Estoy tranquilo porque veo que está todo dado para jugar un gran Mundial. Ahora la AFA está bien, hay jugadores que son los mejores del mundo y un cuerpo técnico convencido de lo que hace. Igual, esto es fútbol y todo puede pasar. Como presidente trato que el cuerpo técnico, jugadores, médicos, utileros y todos sólo piensen en jugar el Mundial. Por eso fuimos previsores para elegir el lugar de estadía en Rusia ya desde junio pasado y eso que aún no estábamos clasificados.

¿Lo preocupó la goleada 6 a 1 contra España?

No, me preocupó más la derrota contra Nigeria. Porque íbamos ganando 2 a 0, perdimos 3 a 2 y si uno hace un análisis en ese partido jugaron 10 de los 11 que venían siendo titulares. Ante España no jugaron los habitualmente titulares. Si hubieran jugados tal vez otro hubiera sido el resultado. El objetivo de los amistosos contra Italia y España era para que Sampaoli empezara a definir a los nombres que van a integrar la lista de 23 para el Mundial. Obvio que me dolió haber perdido 6 a 1 ante España, pero eso no puede desviarnos del plan original.

¿Pero sembró preocupación esa goleada a tan poco tiempo de Rusia 2018?

No, porque contra España jugaron futbolistas que nunca habían sido titulares en la selección y a lo sumo hubo 6 de los que habitualmente el técnico utiliza. Marcos Rojo llevaba siete meses sin jugar y otros muchachos que jugaron habían sido suplentes de acuerdo al equipo que venía poniendo Sampaoli. Es mejor que se haya dado en un amistoso. Además si el primer tiempo terminaba empatado estaba bien. Tuvimos tantas o más chances que España. Dos situaciones claras de Higuaín, una del pibe Meza y un cabezazo de Otamendi que quedó boyando. Es cierto que caímos en desatenciones y en siete minutos las pagamos muy caras. España es una de las mejores cuatro selecciones del mundo y que viene con un proceso de 12 años de trabajo. En ese aspecto sí nos sacan una gran diferencia porque nosotros no pudimos trabajar en un proceso para encarar un recambio generacional serio. El momento para hacerlo era el ciclo de Martino y ahí probar a Kranevitter, Mercado, Gaitán y Dybala como los reemplazantes de Mascherano, Zabaleta, Di María y Messi, por más que Leo sea irremplazable. Hoy no tenemos consolidado ese recambio de jugadores. Ninguna selección del mundo sufrió el cambio de tres entrenadores como Argentina. Por eso a Sampaoli le firmamos por 5 años, hasta el Mundial de Qatar 2022.

¿Es difícil pensar que habrá Sampaoli hasta 2022 si no se cumple con un gran Mundial?

Nosotros firmamos hasta 2022 para cumplir con un proyecto. Queremos ser coherentes y serios con lo que firmamos.

¿Usted también ya quiere saber, como los periodistas, la lista de los 23?

No, confío en la elección de Sampaoli. A medida que pasan los días quiero que ya empiece el Mundial.

¿Argentina es sólo Messi?

El fútbol es un juego de equipo. Leo es el mejor, pero tenemos que ayudarlo. En el mundial para ser campeón vas a necesitar de todos porque un error te deja afuera. Es una ventaja tenerlo a Leo, pero hay que lograr un buen funcionamiento para potenciarlo.


>>> "Newell's y Central son muy representativos para el fútbol argentino"

¿Qué opina de la dirigencia de Central y Newell's?

Los dos clubes de Rosario son dos grandes del fútbol argentino. Eso sí, cada dirigencia vive situaciones diferentes en la actualidad. La de Newell's atraviesa un período complicado, pero veo que se está esforzando para sacar al club del peor momento económico e institucional. Pero valoro mucho el esfuerzo que están realizando sus dirigentes y que Eduardo Bermúdez siga adelante en el club. Los conozco de tener trato cuando vienen a Buenos Aires y son buena gente, que realmente aman al club. Como presidente de la AFA valoro mucho esa conducta. La comisión directiva de Rosario Central está más consolidada porque ya lleva cuatro años de gobierno. Ya viene con un trabajo y un proceso que se plasmó con buenas campañas futbolísticas. Sé que el club está apostando por una importante vida social. Estuve en Rosario y el crecimiento de Central es tremendo. Ahora esta dirigencia, con Broglia, Cefaratti y Carloni como las personas que están a la cabeza del proyecto, tendrá que confirmar lo que están haciendo en las próximas elecciones. En el caso de Newell's deberá dar respuestas a la gente en poco tiempo. Justo lo que no tenemos los que somos dirigentes. Con trabajo y convencimiento se logra.

¿Tiene buena relación con ambas dirigencias?

Tengo una gran relación con todos. Quizás con Central un poco más porque forma parte del comité ejecutivo, pero con Newell's me llevó bárbaro y sus dirigentes siempre están dispuestos a participar y ayudar. De hecho la semana pasada estuvieron en el congreso de la Conmebol, una asociación con la que estamos trabajando en conjunto con el presidente Alejandro Domínguez y la gente que lo acompaña como Gonzalo Belloso, otro rosarino. Newell's me acompañó y seguro de que en un tiempo estará mejor.

¿Qué pasará finalmente con la quita de los tres puntos con los que sancionó el tribunal de disciplina de la AFA a Newell's por haber encontrado irregularidades en la presentación del libre deuda?

Si a Newell's le sacaron esos tres puntos es porque se detectaron anormalidades en la documentación que presentaron en su momento. Me parece bien que los clubes tengan una sanción si no cumplen con las obligaciones que tiene el empleador con sus empleados. El tribunal de disciplina es un ente autárquico y fue el único que funcionó durante los meses en los que estuvo la comisión normalizadora. Tiene la potestad de funcionar aunque no haya dirigentes y como tiene autonomía propia no me voy a meter. Tampoco voy a sugerir algo sobre los fallos que toma. Hubo algunas sanciones que no me gustaron como fue el caso de Riestra (le descontaron 20 puntos, se lo redujeron a 10 y el club apeló) y sin embargo lo acepté. Como presidente debo aceptar lo que se decidió. Newell's apeló la sanción y espero que se expida lo antes posible porque está terminando el torneo y la gente merece saber qué ocurrirá. Si no se le da lugar a la apelación, voy a aceptar lo que se resuelva. Si hay un reconocimiento de favorecer devolviendo los puntos, sí le voy a exigir al tribunal que fundamente el fallo.

Comentarios