Deportes
Domingo 03 de Junio de 2018

Cuartos de lujo en Roland Garros

Alexander Zverev y Dominic Thiem, dos de los grandes candidatos al título, superaron los octavos y se medirán en cuartos de final.

Alexander Zverev y Dominic Thiem, dos de los grandes candidatos al título en Roland Garros, superaron este domingo los octavos de final y serán rivales en los cuartos del torneo francés.

El alemán Zverev, tercero del mundo y segundo cabeza de serie del torneo por la ausencia de Roger Federer (2º), estuvo una vez más contra las cuerdas, teniendo que remontar un partido en cinco sets, esta vez ante el ruso Karen Khachanov (38º del mundo), por 4-6, 7-6 (7/4), 2-6, 6-3 y 6-3.

Más tranquila fue la victoria del austríaco Thiem, octavo del ranking ATP y el único que ha ganado a Rafa Nadal sobre tierra batida en las dos últimas temporadas, que se impuso al japonés Kei Nishikori (21º) por 6-2, 6-0, 5-7 y 6-4.

Será un duelo entre dos jugadores que no superan los 25 años -21 el alemán, 24 el austríaco-, estandartes de la NextGen y que ya se enfrentaron recientemente en una final de un Masters 1000, en Madrid, donde Zverev fue el ganador.

En el total de sus confrontaciones, Thiem domina a Zverev por 4-2 y en Roland Garros ya le derrotó en la tercera ronda de 2016, aunque desde entonces el alemán ha progresado sensiblemente.

Zverev, eso sí, está teniendo un Roland Garros hasta ahora muy convulso.

Tras pasearse en tres cómodos sets en la primera ronda contra el lituano Ricardas Berankis (92º), ha encadenado tres encuentros decididos en cinco sets y en los que ha tenido que esforzarse al máximo.

En la segunda ronda perdió dos sets contra el serbio Dusan Lajovic (60º) y en la tercera ante el bosnio Damir Dzumhur (29º), ante el que incluso tuvo que levantar una bola de partido en contra.

Esta vez no llegó tan al borde del precipicio, pero Zverev volvió a verse superado de entrada por su rival, antes de poder remontar en la recta final.

"Afortunadamente para mí, son partidos al mejor de cinco sets, pero en cada ocasión he ido abajo dos sets a uno. Estoy muy feliz por poder estar en los cuartos de final", respiró aliviado el gigante alemán de 1,98 metros.