Deportes
Domingo 07 de Octubre de 2018

Dejó el fútbol y es un gran jockey

Grata sorpresa. El sanrafaelino Edgardo Espinosa obtuvo dos ascensos con el equipo de Monte Comán, pero dejó el balompié y ahora es uno de los mejores jinetes de Cuyo

Nació futbolísticamente en Monte Comán donde logró dos ascensos, sin embargo la actualidad de Edgardo Espinosa lo tiene como uno de los mejores jockey de Cuyo.

Portador de un apellido emblemático dentro de la institución, el entonces volante por derecha realizó todas las divisiones inferiores. En primera integró los equipos que alcanzaron el ascenso al torneo Argentino B y luego al Argentino A.

Pero un entrenador no lo tuvo en cuenta, la situación económica se complicó y decidió probar suerte en San Luis donde consiguió trabajo, motivo por el cual se radicó en esa provincia.

Colgó los botines por la montura

Desde chico a Edgardo siempre le gustó montar a caballo y en la medida que se podía, cuando no jugaba, despuntaba esa pasión.

Cuando arribó a San Luis y al no dedicarse al fútbol Espinosa comenzó a conocer gente, ya que en esa provincia el turf ocupa un lugar bastante importante.

"Corrí un par de carreras, me empezaron a conocer y se fue incrementando la actividad. Hoy corro varios caballos", destacó.

Si bien son comunes, los accidentes en las carreras de caballos son duros, en algunos casos dejando consecuencias de gravedad.

"Durante estos años he tenido quebraduras y golpes bastante fuertes, pero he podido recuperarme sin problemas. Hay que tener en cuenta que cuando uno lleva adentro esta actividad en el momento de la acción el temor queda de lado. Nunca sentí miedo de subirme a un caballo, por eso lo he seguido haciendo", aclaró. Y añadió: "Lo bueno es que uno tenga la cabeza fría y mantener la humildad porque en la medida que uno aprenda algo nuevo se convertirá en un gran profesional".

Los entrenamientos semanales varían según el caballo y el evento. "Como tengo contacto directo con algunos stud (caballeriza) a veces puedo entrenar con el caballo que voy a correr. En otros casos ha tocado que vas el domingo, te subís al caballo y corrés. Lógicamente tener un mejor contacto con el animal ayuda a tener mejores resultados".

Sobre qué es lo que se trabaja durante la semana, dijo: "Partida, pique, que corran derechos, que sean dóciles. Un montón de factores que al momento de la carrera influye para conseguir resultados".


Con 41 años (los cumplió el pasado viernes) Edgardo se destaca en una disciplina que en San Luis tiene muchos fanáticos.

Actualmente pesa 58 kilos y mide 1.60, un combo perfecto para un jockey. "Cada carrera genera mucha adrenalina y se disfruta de manera diferente. Soy un apasionado, lo llevo adentro desde chico", comentó.

Al igual que Edgardo, sus hermanos Gustavo y Neri también jugaron en Monte Comán aunque ellos siguieron varios años más.

"Tanto Gustavo como Neri siempre fueron muy profesionales para el fútbol, por eso llegaron lejos".

Edgardo hace lo que le gusta y además esa actividad le ayuda a vivir.

Una historia bastante singular la de un mediocampista derecho que colgó los botines y se subió a un caballo. Que cambió el grito de gol por el "cruzaron el disco".

Y en poco tiempo se convirtió en uno de los mejores jinetes de la región.


Comentarios