Rusia 2018
Viernes 29 de Junio de 2018

Dolor de cabeza mundialista: se les fue el presupuesto a las nubes

Muchos mendocinos, y argentinos en general, están padeciendo la clasificación a octavos de la Selección argentina. Nadie imaginó tener que viajar a Kazán y tuvieron que modificar los planes.

Llegar a Kazán con entrada en mano es toda una odisea para los miles de argentinos que están en Rusia, entre ellos, por supuesto, varios mendocinos.

La clasificación de la Selección a octavos de final cambió los planes de la mayoría. Ni los hinchas ni los organizadores imaginaron que a Argentina le costaría tanto avanzar a la siguiente fase y que terminaría segundo en su grupo por lo que no estaba previsto que jugara en Kazán, una ciudad que queda a 800 kilómetros de Moscú y a unos 1200 de San Petersburgo, donde el seleccionado jugó ante Nigeria.

Muchos tenían (y todavía tienen) entrada para partido de octavos de final en Nizhni, donde finalmente jugará Croacia y Dinamarca, por lo que, desde que Argentina perdió con los croatas y se confirmó que la única chance de avanzar era siendo segundo de la zona, se pusieron en marcha para cambiar el ticket y/o comprar el de la otra llave. Para ello se puede devolver la entrada y recuperar algo de dinero, apelar al trueque con un simpatizante de otra Selección interesada o perderlo e ir a la reventa. En uno de los grupos de Facebook más populares entre los que están en suelo ruso, uno para Argentina- Francia puede costar desde 450 dólares hasta 1500 aproximadamente, es decir, unos 13000 pesos argentinos como mínimo.

Otra de las dificultades que se presentaron fue que, así como tenían entrada, también tenían pasajes y alojamiento para Nizhni y no para Kazán por lo que perdieron el dinero invertido en ello y debieron desembolsar muchos euros más para poder viajar hacia allí.

El transporte colapsó. Son aproximadamente 35 mil los argentinos que están en Rusia y que pretenden llegar a Kazar a tiempo para alentar a Argentina por lo que los boletos de tren, colectivo y avión se agotaron rápidamente.

Así fue como algunos decidieron alquilar autos, entre cuatro o cinco, para poder viajar. Es el caso, por ejemplo, de un grupo de mendocinos que se quedó en San Petersburgo y alquiló un auto por 300 dólares más el combustible por tres días para ir hasta Kazán.

Otros consiguieron, a través de grupos de Facebook, combis o micros pequeños que cobran entre 150 y 180 dólares ida y vuelta desde Moscú (unos 5400 pesos), por persona. Otra opción, en unos 15000 pesos argentinos el viaje, es ir en remis (Uber) y, para los que tienen un poco más de presupuesto, la meca es "Go Euro", una página de internet que vende pasajes en avión. Lo llamativo (o no tanto) es que los tickets para llegar el sábado a tiempo para ver el partido cuestan entre 619 y 1977 euros (20000 a 70000 pesos), desde Moscú y solo de ida; mientras que normalmente tienen un valor de 40 euros.

Si Argentina deja en el camino a Francia y pasa a cuartos, el próximo destino será Nizhni Nóvgorod donde debería jugar el viernes ante el ganador de Uruguay- Portugal. ¿Se podrá llegar a dedo?