Copa Libertadores
Viernes 02 de Noviembre de 2018

El Muñeco Gallardo dio la cara y pidió perdón

"Lo que pasó tuvo que ver con lo emocional y no con una situación desafiante para Conmebol o para mí sanción. Si no cumplí las normas pido perdón", aseguró el DT de River.

El entrenador de River, Marcelo Gallardo, pidió este viernes "perdón" por haber incumplido la sanción que pesaba sobre él en la revancha ante Gremio en Brasil y aclaró que no "tuvo que ver con desafiar a la Conmebol", sino con una decisión "emocional e impulsiva".

"Quería aclarar que lo que hice y dije el martes tuvo que ver con lo emocional y no con una situación desafiante para Conmebol o para mí sanción. Si no cumplí las normas pido perdón, como lo hice en mi descargo a la Conmebol, pero no tuvo que ver con una postura desafiante de mi parte", explicó en una conferencia de prensa que convocó para este viernes en el estadio "Monumental".

Igualmente, aclaró: "Siempre estuve convencido que era un fallo para los entrenadores desagradable, porque no hubo un acto de indisciplina, me parecía que era injusto y ante una semifinal de Libertadores las emociones juegan, y eso me jugó en contra, porque actué impulsivamente".

"Tengo tranquilidad, esa es mi opinión. Me parece que no hay argumento alguno para invalidar lo que se logró en la cancha, pero eso es una opinión personal", aclaró.

En ese sentido, opinó: "Tres días después del partido uno se toma el tiempo para reflexionar lo que fue el acontecimiento de haber conseguido el pase a la final histórica, de la manera que se consiguió teniendo que jugar una carta ganadora y eso es lo que valoro y rescato".

Además, consideró que tanto River como Boca son "favoritos" por haber llegado a la final, pero habrá que "resolver el partido dentro de la cancha".

"Estos quince días se va a hablar muchísimo y nosotros tenemos que estar enfocados en lo nuestro, en el trabajo diario, grupal, individual, no salirnos de lo nuestro que es lo único que nos mantuvo fuerte hasta acá y no tenemos por qué cambiar nuestras formas", sostuvo.

"El que salga ganador tendrá la gloria absoluta y el otro tendrá que seguir porque esto es así, no es de vida o muerto, ese es un mensaje muy malo para la sociedad", aseguró.

Enseguida, instó a todos los actores de este Superclásico que dará la vuelta al mundo a "transmitir un mensaje de paz, más allá del hecho histórico de enfrentar al rival de toda la vida".

"Es un espectáculo deportivo y tenemos que vivirlo así. ¿Por qué tenemos que hablar de si estamos preparados o no cómo sociedad? Debería ser normal. Entonces transmitamos que es un partido de fútbol, que tiene un montón de condimentos y matices que van a transmitir pero no tiene que ir más allá de eso", agregó.