Rusia 2018
Jueves 12 de Julio de 2018

El Palacio del Pueblo

El Metro de Moscú recibe ese nombre por la calidad que posee en cada construcción de cada estación.


Lucio Ortiz/enviado especial a Rusia 2018


La gente circula por las estaciones y se nota a simple vista quienes son los turistas extranjeros o de otras regiones de Rusia. No son los que caminan a paso rápido para realizar una combinación y cambiar de formación en el famoso Metro de Moscú, el subterráneo más puntual y con un servicio cada un minuto y medio en los horarios de mayor congestión.

Se lo llama el Palacio del Pueblo porque la calidad de que posee en cada construcción de cada estación. El hall central, los pasillos o el sector de los andenes lo convierten al metro de Moscú, en una gran obra de arte con una riqueza visual comparable a un museo o un castillo por eso 44 de las 182 estaciones son monumentos arquitectónicos y fueron premiadas en concursos internacionales.


lucio7.jpg


lucio8.jpg

Las 182 estaciones están distribuidas en doce líneas y una longitud de 298 kilómetros que lo convierten en el tercero más largo del mundo después de Londres y Nueva York. Se inauguró en 1935 y ahora el subterráneo moscovita cuenta con 12 líneas, con la línea número 5, con forma circular, que se cruza con todas las demás. Es la que más utilizamos para realizar las combinaciones o vamos por el anillo externo, que pasa un tren y también combina el Metro.

Asombra la cantidad de metros que hay que descender por largas escaleras mecánicas, algunas con más de 200 metros de largo. Se hizo así, tan profundo por la denominada Guerra Fría: las estaciones estaban ideadas para servir de refugios nucleares en caso de surgir una guerra con Estados Unidos. También este mundo subterráneo protege del intenso frío y de la nieve en invierno.

lucio5.jpg
lucio6.jpg


Todas tienen su encanto tanto en el hall de entrada de cada estación como en los pasillos, en las escaleras o en los andenes. Pudimos ver muchas de las indicadas como las más bonitas, llamativas o espectaculares y los adjetivos quedan cortos.

Kievsjaya es una de las estaciones donde se destaca de la estación es su forma abovedada y sus 18 mosaicos que conmemoran la unión entre Rusia y Ucrania. Casi todos los mosaicos tienen elementos comunistas


lucio4.jpg

La estación de Komsomolskaya fue una de las que más utilizamos porque comunica con tres estaciones de trenes de donde salimos a San Petersburgo, Nizhni Novgorod y Kazán. Parece la sala de un palacio barroco con las lámparas antiguas colgando como si fuese un castillo de los zares.

En Novoslobodskaya Es una de las estaciones de metro que más nos llamó la atención los vitrales iluminados con un colorido espectacular.

lucio2.jpg
lucio3.jpg

En Ploshchad Revolutsi sorprenden las 76 estatuas de bronce dedicadas a los distintos oficios en donde hay algunas dedicadas a un futbolista, una atleta, un campesino, un marinero o un soldado y se nota el paso de las manos de la gente que ha ido puliendo y sacando brillo a las estatuas. Hay ciertos visitantes que le piden deseos y acarician una parte.

Hay otras que son modernas o brilla el mármol de distintas procedencias o y otras como Park Pobedy, que es la tercera más profunda del mundo y asusta lo que hay que bajar, Mejor no pensar en ciertas cosas. Hay una estación que recuerda a París y una que recuerda la resistencia soviética en la Segunda Guerra Mundial.


lucio.jpg
lucio1.jpg

El turista mira para arriba, para los costados y saca fotos. La gente de Moscú camina, va y viene de sus lugares habituales. Ya no se sorprende. Para los visitantes es el Palacio del Pueblo y cada detalle queda registrado.