Rusia 2018
Miércoles 13 de Junio de 2018

El plan anti espías de Brasil en Sochi

La verdeamarelha realizó este miércoles su primera doble sesión de trabajo en esta ciudad balneario que, a la espera de recibir el aguardadísimo España-Portugal del viernes, tiene todos los ojos en la canarinha.

Mientras a 300 kilómetros de Sochi la selección española vivía un terremoto histórico, Brasil realizó este miércoles su primera doble sesión de trabajo en esta ciudad balneario que, a la espera de recibir el aguardadísimo España-Portugal del viernes, tiene todos los ojos en la canarinha.

Y eso es un problema para Tite, que pretendía que sus sesiones privadas estuvieran blindadas. Después del baño de masas del martes, la Seleçao se encerró en el gimnasio para una sesión física en la mañana, pero no tardó en comprobar en la tarde que su deseado aislamiento a orillas del mar Negro podría tener fisuras.

Asomadas a un hotel junto al campo, y contiguo al estadio que acogió la práctica abierta del martes, varias personas observaban tranquilamente desde sus balcones los ejercicios de varios de los mejores jugadores del mundo.

brasil1.jpg


Un plan de enorme atractivo si se combina con el agradable sol veraniego de esta ciudad-balneario del sur de Rusia, en plena temporada turística.

Aunque la FIFA aseguró a la delegación brasileña que solo huéspedes autorizados se alojarían en las habitaciones con vistas para evitar filtraciones, la decena de curiosos asomados este miércoles parecían turistas.

A pocos metros, sin embargo, varios operarios con prismáticos vigilaban la práctica desde el techo para evitar el espionaje con drones, según informó la CBF al sitio Globo Esporte.

Embed