Deportes
Domingo 20 de Mayo de 2018

El Trico tiene buenos Díaz

Curioso. Los hermanos Díaz integran el plantel del Sportivo Pedal Club, que esta temporada busca dar la vuelta olímpica. Ellos disfrutan de poder jugar juntos en el club de sus amores

En el mundo del fútbol son pocos los casos de tres hermanos que juegan en el mismo equipo. En San Rafael, más precisamente en el Sportivo Pedal Club, juegan los Díaz: Benjamín, Imanol y Tomás.

La historia comenzó con Benjamín (30 años), el mayor de los hermanos. "Empecé a jugar desde chico en la escuela primaria por un compañero y desde los 8 años no paré hasta hoy", contó el mediocampista.

Con 27 años, el que sigue en el árbol genealógico es Imanol, arquero. Le dicen "mudo" porque habla poco y nada a tal punto que minutos antes de la nota casi se va. Pero Benjamín lo convenció para acceder a la charla.

"Yo empecé a jugar porque lo vi a Benja. De chiquito fui arquero, no sé por qué pero estuve en el arco desde un primer momento".

El más chico del tridente es Tomás (24 años), juega como enganche, que explicó los motivos por los cuales ingresó al mundo del fútbol. "Desde muy chico me gustó jugar y sobre todo acá en Pedal".

El fútbol los mantiene unidos

Los Díaz compartieron las sensaciones que genera el hecho de jugar con hermanos.

"Es algo diferente. Los partidos se empiezan a vivir antes, en la casa, donde charlamos y lo vivimos de una manera especial", dijo Imanol.

En tanto que Tomy puntualizó: "Hemos tenido pocas chances de compartir un partido adentro de la cancha. Pero el hecho de poder integrar un plantel es muy lindo".

Un día muy especial

El torneo pasado el Sportivo Pedal Club y Deportivo Goudge empataron 1 a 1.

Para el Trico jugaron Imanol y Benjamín mientras que con la camiseta celeste estuvo en cancha Tomás.

El destino quiso que Tomy marcara un gol a su hermano y al club de sus amores.

"Fue una sensación bastante rara, hacerle un gol a mi hermano pero sobre todo a Pedal por el amor que uno le tiene a este club", expresó Tomás.

Al respecto Benjamín dijo: "Fue muy raro jugar contra Tomy. Uno siempre quiere tenerlo de su lado"

Si bien el fútbol es un deporte de contacto, el hecho del lazo sanguíneo es un condimento especial.

"Vos entrás a la cancha con la cabeza que somos todos iguales pero cuando te tocan un hermano, salta una chispa y todo cambia", confesó Benjamín.

Pocas veces los Díaz han compartido un campo de juego para el mismo equipo. Una vez jugaron (para Pedal) cuando debutó Tomás, pero ninguno recuerda mayores detalles. Este año se han vuelto a juntar con un sueño por delante, dar la vuelta olímpica con el equipo tricolor.

Hermanos Díaz - Pedal 2.jpg

Comentarios