Rusia 2018
Martes 26 de Junio de 2018

Entre la alegría y la autocrítica: Mascherano no se guardó nada

"Creo que tampoco siempre es bueno depender de los milagros o algo heroico" fue el crudo análisis del Jefecito tras el triunfo ante Nigeria.

Javier Mascherano, uno de los referentes de la Selección argentina, jugó un partido especial al terminar con el rostro ensangrentado, y no dejó de tener una autocrítica importante.

El futbolista del Hebei Fortune consideró que "este era un partido muy complicado por todo el contexto", en referencia a la necesidad de ganar y esperar un resultado de Croacia que dejara afuera de octavos de final a Islandia.


Argentina clasificó a octavos,...

"La sensación es desahogo. Vivimos unos días muy difíciles. Arrancó complicado el Mundial, pero gracias a Dios pudimos sacarlo adelante", manifestó.

Mascherano se esperanzó que "esto sea un envión anímico y futbolístico para lo que viene", aunque remarcó que Argentina debe mejorar.


Embed

"Creo que tampoco siempre es bueno depender de los milagros o algo heroico. Tenemos que tratar de ser un equipo equilibrado y competitivo. Creo que hasta el gol de ellos hicimos un buen partido", dijo.

El mediocampista se sinceró al opinar que "no hicimos una buena primera fase y eso nos lleva a jugar contra Francia", que ganó el Grupo C.

Consultado sobre lo que hubiera significado ser eliminado, dijo que "hubiera sido uno de los más responsables por el hecho de ser uno de los más grandes y por el penal que me cobraron".


Embed

Por último, hizo referencia a las versiones sobre el doble comando que creen algunos que hay en la Selección: "Me quedo con los abrazos de la gente que trabaja acá. Hace 19 años que estoy en la Selección. Todo el mundo sabe cómo soy y, de hecho, muchos me han criado y transmitido sus valores desde chico. A esa gente es a la que no la debo defraudar".

Mascherano, que tuvo un partido discreto, jugó gran parte del segundo tiempo con la cara cortada y ensangrentada.

mascherano1.jpg