Deportes
Domingo 20 de Mayo de 2018

Fede y Nahuel: la nueva generación del bowling

Para tener en cuenta. Con apenas 10 y 15 años, Federico Giménez y Nahuel Fuentes juegan al bowling y en poco tiempo ya han conseguido muy buenos resultados en torneos a nivel cuyano. Tienen talento y sobre todo muchas ganas de seguir aprendiendo

El bowling sanrafaelino tiene en la actualidad a Federico Giménez y Nahuel Fuentes, quienes con 10 y 15 años, respectivamente, son el gran futuro de esta disciplina deportiva

Federico juega desde que tenía tres. Su papá Jorge, que también juega, lo incentivó y le enseñó los primeros movimientos. "Me gusta mucho jugar aunque es un poco difícil y todavía estoy aprendiendo", señaló.

Ha participado en varios torneos a nivel cuyano en los que ha sido protagonista con destacadas actuaciones.

En la modalidad individual juega ante rivales mayores que él, tanto de edad y tamaño, con las diferencias que eso implica.

Además hay que tener en cuenta que la bola pesa casi seis kilos, por lo tanto después de un partido sus brazos terminan bastante agotados.

Por su parte Nahuel juega desde hace tres temporadas. "Un día fui a ver una película al cine y estaba mi tío jugando al bowling. Me invitó a jugar, me gustó, me llamó la atención y desde ese día comencé a practicar", contó.

Con apenas tres años en las canchas, Nahuel comentó los detalles en los que debe mejorar. "Todavía no juego del todo bien y me cuesta concentrarme. En el bowling tenés que pensar en las diferentes formas de tirar y eso me cuesta bastante. De todos modos con el tiempo he mejorado bastante y aún seguimos aprendiendo". Nahuel tira con una bola de casi siete kilos y medio.

Al igual que su compañero, Fuentes ha ganado varios certámenes cuyanos.

Debido a que en San Rafael no hay una cancha en condiciones para poder practicar deben viajar a la capital mendocina para entrenar y seguir aprendiendo.

Federico es súper tímido (su mamá no creía que fuese a hablar mucho durante la nota, pero no fue así), sin embargo a la hora de jugar es muy expresivo y sanguíneo. Mientras que Nahuel tiene otro perfil totalmente opuesto ya que es mucho más sereno. Juntos son el gran futuro de este deporte.

Nahuel Fuentes y Federico Giménez - bowling 1.jpg

Comentarios